SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.23 número68La admisión estudiantil a institutos y colegios universitarios oficiales de VenezuelaMatescribe-rilerón: un modelo de formación para docentes de primer grado en ejercicio índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista de Pedagogía

versión impresa ISSN 0798-9792

Rev. Ped v.23 n.68 Caracas set. 2002

 

La autoestima en los estudiantes de la mención Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica de la Escuela de Educación de la Universidad Central de Venezuela

Self-esteem of pre-school and elementary education majors at Central University of Venezuela’s School of Education

 

Mariela RAMIA GUERRA

Escuela de Educación

Universidad Central de Venezuela

marielamayo@yahoo.es

RESUMEN

El principal objetivo del estudio fue caracterizar el nivel de desarrollo de la autoestima de los estudiantes de la Mención "Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica" de la Escuela de Educación de la Universidad Central de Venezuela (UCV) en el período lectivo 2000-2001, para constatar la correspondencia con los niveles de desarrollo de autoestima propuestos por la institución, lo deseable para los docentes y los establecidos en el Inventario de Coopersmith, así como su relación con variables personales y académicas del estudiante. Los resultados obtenidos arrojan conclusiones poco alentadoras para la Escuela de Educación, UCV.

Palabras clave: aprendizajes afectivos, crecimiento y desarrollo personal, autoestima.

ABSTRACT

The purpose of this study was to try to determine self-esteem levels of pre-school and elementary education majors attending Central University of Venezuela’s School of Education during the 2001-2001 school year. Possible agreement between the self-esteem levels expected by this institution and those proposed in Coopersmith’s inventory and their relationship with student personal and academic variables were examined. Less than encouraging results are derived from the conclusions of the study.

Key words: emotional learning, growing process and personal development, self-esteem.

1. Introducción

La atención al crecimiento y desarrollo personal es una dimensión importante de los aprendizajes afectivos: incluye la formación del concepto de sí mismo, el desarrollo de la identidad personal, la autoestima, la autonomía y el desarrollo de gustos y preferencias. Es necesario que la educación formal, en todos los niveles escolares y modalidades de estudio, atienda al crecimiento y desarrollo personal de los estudiantes. Las instituciones formadoras de docentes deben estar conscientes y preparadas para esa misión, porque contribuir en la formación del educador implica salir de los límites del dominio cognoscitivo del aprendizaje, e integrar aspectos vinculados no sólo con el saber, sino también con el hacer, el sentir y el convivir.

Ante esta urgente necesidad, el presente trabajo se centró en caracterizar el nivel de desarrollo de la autoestima, como manifestación del Crecimiento y Desarrollo Personal, alcanzado por los estudiantes de la Mención "Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica" de la Escuela de Educación de la Universidad Central de Venezuela (UCV), a fin de constatar la correspondencia con los niveles de desarrollo de autoestima propuestos por la institución, lo deseable para los docentes y los establecidos en el Inventario Coopersmith. Pretendió ser una ayuda en la discusión sobre los cambios que se están gestando en el actual Plan de Estudios de la Escuela de Educación UCV, plan vigente desde la Reforma Curricular de 1996, cuando se incluyó por primera vez en la institución la mención objeto de este estudio. La versión completa y detallada de la presente investigación puede consultarse en Ramia (2001).

2. Planteamiento del Problema

La educación, en forma general, se caracteriza por promover cambios en los individuos acordes con la realidad social en la que tales individuos son partícipes. Específicamente, en la educación formal se sistematizan y oficializan las intenciones de desarrollar, individual y socialmente, a los sujetos con la finalidad de que puedan estudiar, explicar y transformar el medio que habitan para producirle las mejoras necesarias. Esta misión le corresponde no sólo a los niveles de educación preescolar, básica, media y diversificada, sino también a la educación superior.

Sería oportuno preguntarse si las universidades promueven los aprendizajes para el crecimiento y desarrollo personal de los estudiantes. El contexto particular del presente trabajo fue la Escuela de Educación de la Universidad Central de Venezuela, entre cuyas misiones está formar educadores de Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica. De ahí que surgieran estas preguntas: ¿cómo son sus estudiantes?, ¿la Escuela de Educación tiene previsto en su Plan de Estudios atender el componente afectivo del aprendizaje del estudiante, ya que este estudiante será el principal promotor del crecimiento y desarrollo personal de los niños de Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica?, ¿qué hacen los docentes de la Escuela al respecto?, ¿está previsto atender la autoestima de los estudiantes de la Mención Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica?, ¿cómo se da esa atención?

Es indispensable que el profesional que labora en los niveles de Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica tenga una sólida formación científico-técnica, y que además desarrolle ciertas características personales, tanto físicas como actitudinales y de personalidad, que le permitan trabajar como docente con el niño, la familia y la comunidad en la búsqueda de un verdadero desarrollo integral del infante. En el Plan de Estudios de la Reforma Curricular de la Escuela de Educación UCV (1996), queda establecido que se espera que el docente egresado presente las siguientes características:

  • Vocación de docente

  • Agilidad y destreza física

  • Audición normal

  • Expresión verbal fluida

  • Sensibilidad para trabajar con niños y adultos

  • Equilibrio emocional: autoestima e integración del yo

Todo lo antes expuesto sustenta la necesidad de atender, promover y evaluar los aprendizajes socio-afectivos en los docentes que trabajarán con niños preescolares y escolares, para de ese modo lograr tan preciados fines educativos. Tal situación podría llevar a enfocar el problema en los maestros, puesto que sería necesario estudiar cuál es el estado de crecimiento y desarrollo personal de los docentes que comparten el día a día con los niños preescolares y escolares de la Primera Etapa de Educación Básica. Sin embargo, y es lo que se ha hecho en este trabajo, también se podría indagar un poco en la raíz de la situación, y centrarse en determinar el nivel del crecimiento y desarrollo personal de los estudiantes universitarios, futuros docentes de los niveles educativos de Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica.

Para delimitar mejor el contexto donde se realizó el estudio, éste se enmarcó en las personas que se están formando en la Escuela de Educación UCV, y que se desempeñarán en el nivel de Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica. Se consideró importante conocer las condiciones afectivas de los estudiantes antes de ser docentes, porque no es prudente esperar a que se gradúen para determinar su crecimiento y desarrollo personal.

3. Objetivos del estudio

3.1. Objetivo General

Caracterizar el nivel de desarrollo de la autoestima, como manifestación del Crecimiento y Desarrollo Personal, alcanzado por los estudiantes de la Mención "Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica" de la Escuela de Educación de la Universidad Central de Venezuela, y su relación con variables personales y académicas, a fin de constatar la correspondencia con los niveles de desarrollo de autoestima propuestos por la institución, lo deseable para los docentes y los establecidos en el Inventario de Coopersmith.

3.2. Objetivos Específicos

3.2.1. Verificar si la Reforma Curricular de la Escuela de Educación UCV (1996), como marco normativo, tiene referentes básicos para propiciar la autoestima deseada para los estudiantes de la Mención "Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica".

3.2.2. Determinar la opinión de los docentes sobre la autoestima deseable para los estudiantes de la Mención "Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica" de la Escuela de Educación UCV, y sobre su participación en el desarrollo de la misma.

3.2.3. Determinar la opinión de los estudiantes de la Mención "Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica" de la Escuela de Educación UCV sobre el desarrollo de su autoestima y la participación que han tenido los docentes de la Mención en su atención.

3.2.4. Establecer los niveles de desarrollo de la autoestima de los estudiantes de la Mención "Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica" de la Escuela de Educación UCV, como manifestación del Crecimiento y Desarrollo Personal, a través del Inventario de Autoestima de Coopersmith.

3.2.5. Establecer las relaciones existentes entre las manifestaciones del Crecimiento y Desarrollo Personal evidenciadas en los niveles de autoestima de los estudiantes de la Mención "Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica" de la Escuela de Educación UCV, con variables explicativas de carácter personal y académico; tales como sexo, edad, estado civil, número de hijos, promedio de notas y asignaturas reprobadas.

3.2.6. Constatar la correspondencia entre los niveles de desarrollo de la autoestima de los estudiantes de la Mención "Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica" de la Escuela de Educación UCV con lo propuesto por la institución en su Plan de Estudios y lo deseable para los docentes.

4. Sustento Teórico

El sustento teórico de este estudio giró en torno a los tópicos que están explícitos e implícitos al encauzar la formación de un grupo de profesionales para dar formación a otros, en este caso los docentes a niños de Preescolar y Básica. De ahí que se canalizó teóricamente el trabajo en tres ámbitos: a) La formación del ser humano como máxima expresión del curriculum; b) La Reforma Curricular de la Escuela de Educación de la UCV (1996) como contexto institucional del estudio; y c) Los aprendizajes afectivos para la formación del futuro docente de Preescolar y Primera Etapa de Básica que egresará de la Escuela de Educación UCV. Para efectos de este artículo sólo se mencionarán algunos puntos clave de cada ámbito.

4.1. Curriculum para la formación del ser humano

Es un hecho indiscutible que en la educación formal escolarizada el curriculum, la instrucción, la enseñanza y el aprendizaje, constituyen constructos interrelacionados que persiguen un fin común: la formación de la persona.

En el marco de este trabajo se asumió que para hablar de la formación del ser humano, primero se definen unas intenciones. Cuando éstas son institucionalizadas, escolarizadas y buscan certificar lo que se aprende, se está en presencia del curriculum. Es decir, se acepta que el curriculum pertenece a la escuela, cualquiera sean sus niveles y modalidades. Con esto pretende decirse que dichos constructos constituyen un continuo de conceptualizaciones sistémicas, las cuales pueden indicar que el curriculum es el concepto más general, comprensivo e inclusivo, la instrucción una forma de concretar y poner en acción el curriculum, y la enseñanza y el aprendizaje son los procesos fundamentales que se llevan a cabo en la instrucción para así justificar y responder al curriculum y a la realidad social.

4.2. Formación deseada por la Reforma Curricular de la Escuela de Educación UCV

La Reforma Curricular de la Escuela de Educación UCV, aprobada en sesión del Consejo Universitario del 18 de Octubre de 1995, constituyó una fuente de análisis y estudio para el presente trabajo. Se seleccionó la actual Reforma Curricular de la Escuela de Educación, por ser la que está vigente y en la cual se propone la Mención "Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica". El propósito fue analizar la formación deseada en dicha Reforma Curricular, muy particularmente lo propuesto para la Mención objeto de este estudio.

En el Diseño Curricular revisado se observa la propuesta de un profesional con formación en el área de Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica. Esta proposición no está explícita en el componente básico de la carrera, sino en los distintos componentes de formación especializada. Tal intención queda clara cuando se plantea lo siguiente:

Es necesario establecer una vinculación más estrecha entre los niveles de Educación Pre-escolar y Básica, lo cual será posible cuando se forme un profesional capacitado para atender a la educación de niños pre-escolares y niños en la Primera Etapa de la Educación Básica. Esto implica el compromiso de las instituciones de Educación Superior y especialmente de las Escuelas de Educación, de formar un profesional consciente de la responsabilidad que involucra la atención del niño de estas edades tempranas y de la necesidad de contribuir a facilitarle la transición de uno a otro nivel de una forma más efectiva. (Escuela de Educación, UCV, 1996: 47).

Frente a esta indicación explícita en el Plan, resulta oportuno preguntarse ¿cuál es el profesional que el país necesita? O, con más sinceridad, ¿cuál es el profesional que los promotores de este Plan creen que necesita el país? Independientemente de la incertidumbre que exista sobre las respuestas a estas interrogantes y las críticas que se puedan hacer a la Reforma Curricular, queda claro la urgencia de contar con más docentes preparados para enfrentar la crisis cuantitativa y cualitativa de las escuelas venezolanas en esos niveles de Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica.

4.3. Aprendizajes afectivos necesarios para responder a los objetivos y perfil específicos de la Mención "Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica"

Es imprescindible atender al crecimiento y desarrollo personal del estudiante de la Mención "Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica", y de todos los que estudian la licenciatura en Educación, a fin de que al concluir su carrera evidencien, entre otras características, un claro concepto de sí mismos, identidad personal y autoestima elevada. Es importante aclarar que cada uno de estos constructos tiene su propia esencia y naturaleza, pero están íntimamente relacionados y forman un todo que algunos autores llaman autoestima. Voli (1997: 50) advierte que en varios idiomas, como por ejemplo el italiano y el francés, el término autoestima no existe, y el concepto entra dentro de las características más generales, y al mismo tiempo más limitadas, de autoimagen o autoconcepto positivo o negativo. Sin embargo, considera que "la autoestima es la apreciación de la propia valía e importancia y asunción por el individuo de su responsabilidad hacia sí mismo y hacia sus relaciones intra e interpersonales". En este concepto se evidencian dos componentes claves: autoapreciación y autorresponsabilidad. De hecho, cuando define los cinco componentes básicos de la autoestima, se observa más esta inclusión de conceptos. Según este autor, la autoestima presenta los siguientes componentes básicos: Seguridad, Autoconcepto, Sentido de pertenencia e integración, Finalidad o motivación y Competencia. Camperos (1993) define a la autoestima como el desarrollo de la aceptación y valoración que tiene el individuo de sí mismo y de lo que hace en cuanto a

  • Su propia imagen

  • La imagen que le atribuyen los demás

  • La confrontación de su propia imagen con la atribuida por los demás

  • Valoración que da a sus méritos, capacidades, potencialidades y limitaciones

  • Valoración que hace a sus actividades y desempeños

Frente a estos aportes y conceptualizaciones, emerge esta interrogante: ¿en qué consiste la autoestima alta? Horwitz (citado en Ferguson, 1992: 54) la describe como "encontrarte en un punto de tu experiencia en el que te sientes confortable contigo (…) Puedes sentirte honesto respecto a lo que haces y sobre el efecto que tu conducta tiene sobre tí y sobre los demás. Esto ocurre cuando has aprendido a aceptarte a tí mismo y a contrastar tu propia conducta". Coopersmith (en Salazar, 1993) es considerado el primer psicólogo en estudiar la autoestima dentro del marco de la psicología experimental y la caracterizó en tres niveles: Alta, Media y Baja.

Alta Autoestima

Se caracteriza a los individuos con alta autoestima como activos, con éxitos sociales y académicos, más seguros de sí mismos, comunicativos, creativos, originales, independientes, dirigen y participan en las discusiones antes de escuchar pasivamente, irradian confianza y optimismo y esperan obtener el éxito al esforzarse, confían en sus propias percepciones, hacen amistades con facilidad.

Mediana Autoestima

Los individuos con mediana autoestima poseen tendencia a ser optimistas, expresivos y capaces de aceptar la crítica, a ser más seguros a las autoestimaciones de valía personal y tienden a depender esencialmente de la aceptación social. Por lo general, son personas que en los encuentros sociales toman una posición activa buscando aprobación y experiencias que enriquezcan su autoevaluación.

Baja Autoestima

Los individuos con baja autoestima tienden a ser dependientes, valoran más las ideas de los otros. Se caracterizan por el desánimo y la depresión, se sienten aislados, sin atractivos, incapaces de expresarse y demasiado débiles para hacer frente o vencer sus deficiencias, así como para asumir sus circunstancias. En los grupos sociales tienden más a escuchar que a participar, son muy sensibles a la crítica, pues se juzgan de manera negativa y sienten miedo a provocar el enfado de los demás. La preocupación por sus problemas internos los aparta de las oportunidades de establecer relaciones amistosas.

En virtud de esa acepción, la autoestima tiene que ser un estado de búsqueda de la armonía y el crecimiento personal, de búsqueda y de respuestas. A veces, es necesario vivir experiencias dolorosas para enriquecer nuestra consciencia, espíritu y cuerpo. Lo importante es saber cuándo son experiencias necesarias para el crecimiento personal y cuándo son conductas y sentimientos dañinos, que sólo indican una baja autoestima y por lo tanto llevan al deterioro afectivo.

Las personas que se autoestiman siempre procuran vivir experiencias, momentos y relaciones sanas que les dejen provecho a ellos y a los que les acompañan. La autoestima es más que el sentimiento de amor por uno mismo. Hablar de autoestima implica quererse y querer. Se relaciona con la forma como se vive, con el hecho de sentirse aptos para enfrentar los retos que se establecen. La autoestima impulsa a buscar lo mejor de la vida. Ante este gran motor de felicidad, ¿cómo se va a abandonar? Sin embargo, así sucede. De hecho Barroso (1997: 42) afirma que "el 80 por ciento de los venezolanos, independientemente de su estrato social, carece de una consciencia definida de sí mismo como persona. Ignora sus necesidades, las niega, no les da importancia, las deja en manos ajenas, las evade. Su energía queda orientada hacia complacer, agradar, satisfacer expectativas ajenas".

Es alarmante y preocupante aceptar que el 80 por ciento de los venezolanos tienen carencia de consciencia de sí mismos y por ende tienen baja autoestima. Frente a esa realidad surgen ciertas preguntas: ¿cómo estaremos nosotros? Nuestra pareja, nuestros hijos, el vecino, los colegas profesores de la Escuela de Educación y nuestros estudiantes, ésos que se están preparando para luego ir a contribuir en la formación del ciudadano.

5. Metodología del Estudio

5.1. Tipo de Estudio

Este trabajo se enmarcó en las denominadas investigaciones evaluativas con propósitos diagnósticos, ya que su propósito fue caracterizar y determinar cuál es el Crecimiento y Desarrollo Personal alcanzado por los estudiantes de la Mención "Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica" de la Escuela de Educación UCV en el período lectivo 2000-2001. El presente estudio se definió como una investigación evaluativa puesto que no sólo pretende describir el Crecimiento y Desarrollo Personal encontrado en los estudiantes de la Mención objeto de estudio, sino que busca juzgar la realidad con base a unos criterios establecidos por el deber ser, todo ello con el fin de proponer acciones de mejoramiento. Constituye un estudio diagnóstico porque busca indagar la realidad referida a la atención de los aprendizajes afectivos, y a su vez, pretende determinar el nivel de crecimiento y desarrollo personal en los estudiantes que se forman como docentes. Para evaluar el desarrollo de la autoestima en los estudiantes de la Mención objeto de este estudio se tomó como criterio para juzgar la realidad los rasgos básicos de una persona normal que tiene un claro concepto de sí misma, una identidad personal bien constituida y alta autoestima. Todo estos rasgos son definidos por autores consultados (Coopersmith, en Salazar, 1993; Barroso, 1997; Aragón y Cortés, 1999; entre otros) y han sido establecidos y medidos por distintos tests psicológicos. Es importante recordar que el concepto general y básico del estudio es la autoestima, y ésta incluye la formación del concepto de sí mismo y el desarrollo de la identidad personal. Específicamente, se consideraron los niveles de autoestima propuestos por la Institución, los deseables para los docentes y los establecidos en el Inventario de Coopersmith.

5.2. Población

La población objeto de estudio en esta investigación evaluativa fueron todos los estudiantes y docentes de la Mención "Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica" de la Escuela de Educación UCV en el período lectivo 2000-2001. Por ser una población pequeña no se justificó seleccionar una muestra (Martínez, 1998). Se trabajó con la población completa de la Mención, ya que en el momento de aplicarse los cuestionarios de opinión había 96 estudiantes inscritos y 17 docentes trabajando en los cursos.

5.3. Procedimientos para obtener información

Para verificar si la Reforma Curricular de la Escuela de Educación UCV (1996), como marco normativo, tiene referentes básicos para propiciar la autoestima deseable en los estudiantes de la Mención "Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica", se realizó una revisión y análisis del documento escrito sobre la Reforma Curricular en cuestión.

Para determinar la opinión de los docentes sobre el desarrollo de la autoestima de los estudiantes de la Mención, se aplicaron cuestionarios de opinión a docentes de la Mención.

Para determinar la opinión de los estudiantes sobre el desarrollo de su autoestima y sobre la participación que han tenido los docentes de la Mención en su atención, se aplicaron cuestionarios, los cuales fueron diseñados específicamente para este estudio y validados por profesores de la Escuela de Educación y de la Escuela de Psicología de la UCV. Esto mismo se hizo en los cuestionarios de opinión para los docentes.

Para establecer los niveles de desarrollo de la autoestima de los estudiantes de la Mención objeto de estudio, se empleó el Test Inventario Coopersmith-B. Si bien es cierto que existen otros instrumentos para determinar los niveles de autoestima, el Inventario Coopersmith sigue siendo uno de los más encontrados en los estudios que se hacen en el área.

6. Presentación y Discusión de Resultados

En cuanto al primer objetivo específico del estudio, se nota una pobreza en la definición de referentes explícitos sobre la atención a la autoestima de los estudiantes en el análisis de la formación deseada por el Plan de Estudios de la Escuela de Educación UCV, de sus fundamentos instruccionales, epistemológicos, del perfil profesional del egresado de la Escuela, del perfil específico de la Mención y de los referentes encontrados en los programas de las asignaturas. Faltan principios que orienten el Plan de Estudios, así como la definición de autoestima deseable en los futuros egresados. En los programas no se especifican objetivos que persigan la atención de la autoestima, mucho menos qué actividades es necesario desarrollar, las razones e importancia de esas posibles actividades y las estrategias para lograrlas. Si bien es cierto que algunos programas de las asignaturas de la Mención incluyen, de manera más implícita, el desarrollo personal, aún no queda claro un componente afectivo en la formación docente, sino que parece visto como experiencia aislada.

En cuanto al Plan de Estudios, la atención de la autoestima en la formación docente de los estudiantes de la Mención está aún tácita, al menos en lo que a documento se refiere, y lo más seguro es que pertenezca al tan importante llamado curriculum oculto, pero es urgente llevarlo a un plano de ideales concretos e institucionales. Su atención sólo se menciona en el perfil específico de la Mención, como característica necesaria en un docente, esto se evidencia en el planteamiento que enfatiza la importancia de lograr que el egresado tenga un "equilibrio emocional: autoestima e integración del yo" (Escuela de Educación, 1996: 48). Sin embargo, se considera que es necesario que en este documento curricular se defina más explícitamente el componente afectivo y el desarrollo personal deseado en los futuros egresados, en particular en la Mención "Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica", porque, al fin y al cabo, se están formando docentes quienes a su vez formarán nuevas generaciones. Es conveniente dejar claro en el documento curricular todo lo referido al desarrollo personal del estudiante, y no que quede de manera implícita.

Es necesario incluir en los programas de las asignaturas de la Mención más objetivos que expresen de manera explícita la atención a la autoestima. La autoestima no es de un pequeño grupo, ni de una élite ociosa que se dedica a ella por pura filosofía del buen vivir. Hay que dejar pues, tanta ciencia, tanta teoría, tanta tecnología vacías de lo humano, de los sentimientos, y más bien arriesgarse a entrar en el mundo de los valores, del afecto, de la propia estima y del amor. Una cosa no niega la otra. El científico, el investigador, el teórico, el educador, es ante todo un ser humano, y su formación debe ser integral, sobre todo porque tiene la noble misión de ser formador de formadores. Mientras la Escuela de Educación UCV no tenga formulado por escrito, en sus documentos curriculares, todo lo referido a la atención del crecimiento y desarrollo personal de sus futuros egresados, los docentes deberían reunirse y compartir sus creencias y experiencias para atender el desarrollo de los atributos personales de los estudiantes, dentro de los cuales debe incluirse la autoestima. Es necesario que los docentes de la Mención "Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica", y de toda la Escuela de Educación UCV, se comuniquen entre sí, para unir propuestas en cuanto a la atención del desarrollo de la autoestima de los estudiantes. Esto porque, después de todo, puede surgir la pregunta: ¿quiénes van a escribir los referentes básicos que orienten la atención de la autoestima y de los atributos personales del profesional a formar? La respuesta no puede ser otra que los mismos docentes en ejercicio, tras la reflexión de su propia práctica docente, de su compartir con los colegas y de tomar en cuenta la percepción del estudiantado.

Es importante destacar que la propuesta de la Mención "Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica" está en una fase experimental, como todo el Plan de Estudios de la Reforma Curricular de 1996, lo cual implica que es necesario que el equipo docente se reúna periódica y sistemáticamente, para discutir, reflexionar y realizar los cambios que el Plan de Estudios requiera.

Por otra parte, atendiendo al segundo objetivo específico del estudio, se examinó la opinión de los docentes sobre la autoestima que debía estimularse entre los estudiantes de la Mención "Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica" de la Escuela de Educación UCV, y cuál era su opinión sobre la participación en el desarrollo de la misma, en los siguientes aspectos:

  • Concepción de autoestima que tienen los docentes.

  • Importancia que le asignan a la autoestima.

  • Autoestima deseable para los estudiantes que van a ejercer funciones docentes.

  • Información recibida sobre la autoestima deseable en el futuro egresado.

  • Participación docente en la atención al desarrollo de la autoestima del estudiante.

  • Atención a la autoestima como elemento básico en la formación del egresado.

  • Sugerencias para desarrollar la autoestima de sus estudiantes.

La opinión de los estudiantes sobre el desarrollo de la autoestima y sobre la participación que han tenido los docentes de la Mención en su atención, corresponde al tercer objetivo específico, y se trabajó con los siguientes aspectos:

  • Concepción de autoestima que tiene el estudiante.

  • Nivel de autoestima que se auto-otorga el estudiante.

  • Asignaturas y docentes que intervienen en el desarrollo de la autoestima.

  • Experiencias negativas en el desarrollo de la autoestima del estudiante.

  • Grado de participación del docente en el desarrollo de la autoestima.

  • Asignaturas que en sus objetivos atienden el desarrollo de la autoestima.

  • Asignaturas en las cuales los docentes han realizado acciones para desarrollar la autoestima, y la opinión del estudiante al respecto.

  • Importancia otorgada por el estudiante a la atención que debe ofrecer la Mención al desarrollo de la autoestima.

  • Sugerencias del estudiante para la atención de la autoestima en la Mención.

En líneas generales, integrando la opinión de los docentes y estudiantes, podemos destacar los siguientes resultados:

Cuadro 1

Concepción de autoestima de los docentes

Concepción

N° de docentes

%

Imagen que la persona tiene de sí misma.

2

17

Conocimiento pleno de fortalezas y debilidades para mejorar.

3

25

Valoración que la persona tiene de sí misma.

6

50

Consideración y estima que se siente por uno mismo.

2

17

Creencia que tengo sobre lo que los demás creen de mí.

1

8

No tengo un concepto claro.

1

8

 

Cuadro 2

Concepción de autoestima de los estudiantes

 

Concepción

Frecuencia de respuestas por años escolares

2° año

3° año

4° año

5° año

Total

 

fi

%

fi

%

fi

%

fi

%

fi

%

Valoración a sí mismo

14

17

17

20

8

10

6

7

45

54

Amor a sí mismo

5

6

7

8

5

6

4

5

21

25

Respeto a la propia persona

2

2

1

1

3

4

3

4

9

11

Seguridad en sí mismo

2

2

3

4

2

2

1

1

8

9

Aceptación que se tiene de sí mismo

4

5

2

2

3

4

1

1

10

12

Alegría, optimismo

1

1

0

0

3

4

1

1

5

6

Existe correspondencia entre los docentes y alumnos con relación a su concepción de autoestima: 50 % de los docentes la define como la valoración que la persona tiene de sí misma, 54 % de los estudiantes coinciden con esa definición. Esto constituye una fortaleza para la Mención porque para atender los aprendizajes afectivos es muy importante contar con docentes y estudiantes que sepan con claridad en qué consisten. Sin embargo, ello no basta. Lo importante no es sólo definir la autoestima como constructo, la esencia de toda esta búsqueda debe ser encontrar las vías para atender el desarrollo de la autoestima de cada uno de los estudiantes de la Mención, más aún, de toda la Escuela.

Cuadro 3

Razones del docente para que la Mención atienda la autoestima

Razones

N° de docentes

%

Para contribuir en la formación de la autoestima de sus alumnos.

1

8

Para formar docentes que trabajarán con niños y contribuirán en su crecimiento personal.

5

42

Para asumir sus fortalezas, debilidades y posibilidades.

1

8

Por la importancia de ese sentimiento.

1

8

 

Cuadro 4

Razones del estudiante sobre necesidad de atender el desarrollo de la autoestima en la Mención

Razones

Frecuencia de respuestas por años escolares

2° año

3° año

4° año

5° año

Total

fi

%

fi

%

fi

%

fi

%

fi

%

Es importante para toda persona y profesional.

7

8

0

0

0

0

1

1

8

9

El docente debe incentivar y apoyar más al alumno.

3

4

6

7

0

0

0

0

9

11

Mejoraría el rendimiento académico de los alumnos.

2

3

5

6

7

8

3

4

17

21

El futuro docente debe tener buena autoestima para transmitírsela a los niños.

11

13

10

12

11

13

6

7

38

45

Mejorará su desenvolvimiento en el campo de trabajo.

4

5

1

1

0

0

0

0

5

6

Existe correspondencia entre las opiniones de docentes y estudiantes sobre las razones por las cuales es necesario atender la autoestima de los alumnos. En este aspecto también hay coincidencias de apreciaciones: ambos grupos, docentes (42 %) y alumnos (45 %), afirman que es importante desarrollar la autoestima de los estudiantes de la Mención, porque se están formando profesionales que trabajarán con niños, y es necesario que tengan un desarrollo personal bien constituido, con actitudes, valores y sentimientos arraigados, para así servir de modelo a los niños que atenderán en las escuelas.

Los docentes de la Mención "Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica" de la Escuela de Educación UCV no están convencidos de que la autoestima deba ser desarrollada por acciones sistemáticas en las instituciones formadoras de docentes: 25 % dice que no debe ser desarrollada y 8 % no sabe al respecto. En otra pregunta, 17 % de los docentes dice que la Mención no debe atender el desarrollo de la autoestima de los estudiantes, al igual que otro 17 % alega no saber si debe atenderse. Para efectos de este estudio, resulta tan grave decir NO como NO SÉ. Al sumar estos porcentajes, encontramos 34 % de profesores que reconocen que la autoestima no debe atenderse en la Mención o dudan sobre su importancia. Esto no constituye una cifra insignificante, menos si se trata de una Escuela de Educación. Por otra parte, encontramos que 75 % de los profesores de la Mención no han recibido información sobre la autoestima deseable en quienes van a ejercer funciones docentes. Esto constituye una gran debilidad de la Mención porque para poder atender el crecimiento y desarrollo personal de sus estudiantes es importante que se divulgue lo que el docente hace con sus cursos, que se comuniquen entre sí los profesores, para juntos llegar a un consenso sobre la mejor manera de atender los aprendizajes afectivos de sus alumnos, incluyendo, por supuesto, la atención a la autoestima.

Cuadro 5

Opinión del estudiante sobre acciones de los docentes para el desarrollo de la autoestima

Opinión sobre acciones docentes

Frecuencia de respuestas por años escolares

2° año

3° año

4° año

5° año

Total

fi

%

fi

%

fi

%

fi

%

fi

%

La única materia que promueve la autoestima es Relaciones Interpersonales.

3

4

4

5

3

4

10

13

Hay docentes que aplican buenas estrategias para el desarrollo de la autoestima.

2

2

4

5

3

4

9

11

Pocos profesores tratan la autoestima de sus estudiantes.

7

8

12

14

9

11

7

8

35

41

Han contribuido de manera directa e indirecta.

2

2

4

5

3

4

9

11

Los docentes sólo le dan importancia al desarrollo cognoscitivo.

4

5

8

10

9

11

4

5

25

31

Algunos docentes sólo dan mensajes, orientaciones, pero no trabajan la autoestima.

3

4

3

4

5

6

1

1

12

15

Se trabajó sólo en 2° y 3° año con la misma profesora.

5

6

5

6

Los docentes necesitan trabajar su autoestima para poder desarrollarla en sus alumnos.

2

2

4

5

4

5

7

8

17

20

Algunos docentes irrespetan al alumno.

10

12

6

7

5

6

21

25

Hay docentes que emplean técnicas inadecuadas.

2

2

6

7

4

5

4

5

16

19

Falta más dedicación por parte de los docentes.

1

1

3

4

5

6

3

4

12

15

La opinión de los estudiantes de la Mención con respecto a la atención que sus docentes ofrecen al desarrollo de la autoestima deja mucho que desear, y al leer los resultados obtenidos se destaca que no sólo hay poca atención al desarrollo de la autoestima, sino que en oportunidades ha habido maltrato verbal hacia el estudiantado. Cabe destacar cómo 41 % de los estudiantes afirman que pocos profesores tratan la autoestima de sus estudiantes y 31 % advierten que los docentes sólo le dan importancia al desarrollo cognoscitivo. Esto suma un total de 72 % de respuestas de los alumnos que, en definitiva, opinan que el desarrollo de la autoestima es desatendido por las acciones de los docentes de la Mención. Aunado a ello, 25 % denuncian que algunos docentes irrespetan al alumno y 19 % advierte que hay docentes que emplean técnicas inadecuadas para el desarrollo de la autoestima. Esto quiere decir que 44 % de las respuestas de los estudiantes de la Mención consideran que su autoestima es maltratada por los profesores. Tal parece que no sólo está el problema de la desatención al desarrollo de la autoestima, sino de su resquebrajamiento por parte de los docentes de la Mención.

Esta situación es muy delicada y la Escuela de Educación debería, por el contrario, ser una Escuela modelo, cada uno de sus docentes tiene la noble misión de contribuir en la formación de los futuros educadores del país, y el Plan de Estudios y el perfil de sus profesores deben ser idóneos para ello.

Existe correspondencia entre las experiencias negativas en el desarrollo de la autoestima que el alumno dice haber vivido en la Mención y su opinión sobre el Nivel de Autoestima que se auto-otorga. Las experiencias negativas en el desarrollo de la autoestima de los estudiantes de la Mención van aumentando en la medida que avanzan en la carrera. De igual modo, el nivel de autoestima que se auto-otorgan disminuye considerablemente de Segundo a Cuarto Año, y el aumento del grupo de Quinto Año es inferior al de Tercero. Veamos los resultados respectivamente en el Cuadro 6 y Cuadro 7:

Cuadro 6

Experiencias negativas en el desarrollo de la autoestima

del estudiante por cada año de la Mención

Experiencias

negativas

Frecuencia de respuestas por años escolares

2° año

3° año

4° año

5° año

Total

fi

%

fi

%

fi

%

fi

%

fi

Sí ha tenido

9

32

16

64

15

83

11

92

51

No ha tenido

19

68

9

36

3

17

1

8

32

 

Cuadro 7

Nivel de Autoestima que se auto-otorga el estudiante

por cada año de la Mención

Nivel

Frecuencia de respuestas por años escolares

2° año

3° año

4° año

5° año

Total

fi

%

fi

%

fi

%

fi

%

fi

Alto

20

71

16

64

5

28

4

33

45

Medio

8

29

8

32

12

67

7

58

35

Bajo

0

0

1

4

1

6

1

8

3

Los resultados de los Cuadros 6 y 7 resultan preocupantes, porque hacen pensar y hasta dudar sobre la labor de los docentes en cuanto al desarrollo de la autoestima de los futuros egresados, peor aún, los resultados llevan a cuestionar la acción de la Mención, porque pareciera que se está más bien propiciando un desencuentro de los estudiantes con su propio ser, con la esencia de cada uno. Quizás, esto obedezca a que "lo esencial es invisible a los ojos" (Saint-Exupéry, 1992) y todavía se vive en una Escuela que arrastra la necesidad, muy positivista, de desarrollar sólo lo que se puede ver, palpar, medir y traducirse en dato. Pareciera ser que lo socio-afectivo, lo emocional, no importa, al menos no institucionalmente, sino que se deja a la iniciativa personal de algunos profesores.

Existe correspondencia entre la opinión de los estudiantes sobre el Nivel de Autoestima que se auto-otorgan y el Nivel que obtienen en el Test Inventario Coopersmith. En el Cuadro 7 observamos el nivel de autoestima que se auto-otorga el estudiante según su opinión personal y a continuación presentamos el Cuadro 8 en el cual se exponen los resultados del nivel de autoestima que obtienen los alumnos según el Inventario Coopersmith. Estos últimos resultados responden al cuarto objetivo específico del estudio.

Cuadro 8

Nivel de Autoestima del estudiante según Inventario

Coopersmith por cada año de la Mención

Nivel

Número de estudiantes por años de la Mención

2° año

3° año

4° año

5° año

Total

fi

%

fi

%

fi

%

fi

%

fi

Alto

17

61

16

64

6

33

5

42

44

Medio

6

21

8

32

8

44

4

33

26

Bajo

5

18

1

4

4

22

3

25

13

En el Cuadro 8 se manifiesta, como algo muy resaltante, que en Cuarto Año el número de estudiantes con Nivel de Autoestima Alto disminuye con relación a los años anteriores (33 %). Inclusive, aunque en Quinto Año hay un aumento de alumnos con Nivel de Autoestima Alto con relación a Cuarto Año (42 %), si se agrupan los estudiantes de Quinto Año que, de acuerdo a lo obtenido en el test, se ubicaron en los Niveles Bajo y Medio, suma un total de siete (7) estudiantes y, en cambio, se presentan cinco (5) alumnos con Nivel de Autoestima Alto.

A simple vista lo encontrado no parece relevante y digno de preocupación, pero si se reflexiona con detenimiento sobre la situación surgen estas preguntas: ¿por qué hay menos estudiantes con autoestima alta en Quinto Año de la carrera de Educación con relación con Tercero y Segundo Años, cuando debería ser todo lo contrario? ¿por qué el grupo de Cuarto Año tiene el menor porcentaje de alumnos con Nivel de Autoestima Alto de toda la Mención?

A pesar de que cerca del 50 % de los estudiantes encuestados se ubican en Nivel de Autoestima Alto (45 % en opinión, 44 % según Inventario Coopersmith), es necesario considerar la cifra nada insignificante de estudiantes con Niveles Medio y Bajo (38 % en opinión, 39 % Inventario). Todo esto se presenta como algo muy delicado, porque se insiste en que la Escuela de Educación UCV, y específicamente la Mención "Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica", debería contribuir en el desarrollo de la autoestima de sus estudiantes, atenderla, propiciarla, para ayudar, de este modo, en la formación integral del futuro docente que irá a las aulas a formar también nuevas generaciones.

No basta con creer que se está haciendo algo al respecto, es necesario chequear con los estudiantes la participación del docente en la atención del desarrollo de su autoestima. Claro está, constituye un logro que los mismos alumnos sepan sus condiciones con relación al desarrollo de su autoestima. Al menos, se tiene ganado el inicio de la batalla, con la identificación del problema por parte de cada uno de los estudiantes, y la disposición y deseos de que se atienda su crecimiento personal.

En esta misma discusión, hacemos un paréntesis para comentar brevemente resultados con relación al quinto objetivo específico del estudio. Se reconoce que en los resultados obtenidos con la aplicación del Test Inventario Coopersmith no se manifestaron relaciones marcadamente fuertes entre el Nivel de Autoestima de los estudiantes de la Mención y las variables explicativas de carácter personal y académico. Es decir, el nivel de autoestima de los estudiantes encuestados no está estrechamente relacionado con el sexo, la edad, el estado civil, número de hijos, promedio de notas, entre otras variables.

Los resultados arrojaron que la población estudiantil es mayormente de sexo femenino y con edades comprendidas básicamente entre 18 y 23 años, estudiando más solteras y sin hijos.

La relación Nivel de Autoestima y Promedio de Notas en la actualidad, se muestra en el Cuadro 9. En estas variables sí se hizo un análisis más detallado, puesto que la relación Nivel de Autoestima y Promedio de Notas, fue la que verdaderamente se tomó en cuenta para efectos del análisis de los resultados, no necesariamente porque se sospechara mayor correlación que con las otras variables, sino porque definitivamente el promedio de notas pudo constatarse con otras fuentes (Expedientes Curriculares en Control de Estudios), y esto le daba más credibilidad a la información y, por lo tanto, más veracidad a los resultados.

Cuadro 9

Relación Nivel de Autoestima y Promedio de Notas por años de la Mención

(Resultados sólo en %)

 

Nota

Promedio

Nivel de Autoestima

Alto

Medio

Bajo

2° Año

3° Año

4° Año

5° Año

Total %

2° Año

3° Año

4° Año

5° Año

Total %

2° Año

3° Año

4° Año

5° Año

Total %

11

0

0

0

0

0

0

0

0

0

0

1

0

0

0

1

12

1

0

0

0

1

0

0

0

0

0

0

0

0

0

0

13

5

2

1

0

8

2

0

0

0

2

1

0

0

1

1

14

4

5

1

1

11

2

2

2

2

8

2

0

1

1

3

15

4

2

5

0

11

1

2

2

0

5

0

0

1

1

2

16

1

5

0

2

8

0

0

2

2

4

0

0

1

0

1

17

4

5

0

2

11

0

0

1

0

1

0

0

1

0

1

18

1

0

0

0

1

0

2

0

0

2

0

0

0

0

0

19

0

0

0

0

0

0

0

0

0

0

0

0

1

0

1

sin especificar

1

0

0

0

1

1

0

1

0

2

1

0

0

0

1

Al revisar los resultados de Segundo Año, se pensó en la posibilidad de que el nivel del Promedio de Notas de las alumnas afectara su Nivel de Autoestima, pero los resultados son muy variados y no determinan que una alumna con bajo promedio tenga necesariamente autoestima baja, porque si bien es cierto que una estudiante de 11 puntos (promedio más bajo del curso) obtuvo un Nivel de Autoestima Bajo, también es muy cierto que otra estudiante con apenas un punto más, es decir, con un promedio de 12 puntos, presenta un Nivel de Autoestima Alto.

De este modo, no se pueden sacar conclusiones certeras al respecto. De igual manera, en Tercer Año se presenta un estudiante con un promedio de 12 puntos y un Nivel de Autoestima Bajo, pero también está el caso del alumno de 13 puntos con Autoestima Alta. Así, en un primer análisis, no se evidencia alguna relación marcada entre las variables en cuestión (autoestima-promedio de notas).

En Cuarto Año se evidencia algo que comúnmente no se espera, y es encontrar los mejores promedios de notas en las alumnas con Niveles de Autoestima Medio y Bajo.

En Quinto Año se observa que los promedios más bajos de los estudiantes coinciden con Niveles de Autoestima Bajo y Medio.

Siguiendo con la discusión de resultados obtenidos por la opinión docente-estudiante con relación a la atención del desarrollo de la autoestima, existe correspondencia en las sugerencias que hacen docentes y estudiantes para atender el desarrollo de la autoestima. Tanto los docentes como los estudiantes, en su mayoría, recomiendan dictar talleres a los profesores para que puedan desarrollar la autoestima de sus alumnos, y por supuesto, desarrollar talleres también para los estudiantes.

Cuadro 10

Sugerencias de los docentes para desarrollar la autoestima

Sugerencias

N° de docentes

%

Realizar examen de admisión.

1

8

Exigir promedio mínimo para entrar.

1

8

Ser exigentes en cuanto al rendimiento y condiciones de permanencia.

1

8

Respetarlos y valorarlos.

3

25

Ofrecer apoyo económico en caso necesario (becas, pasantías).

1

8

Reconocer sus méritos y ayudarlos a superar las limitaciones.

2

17

Incluir el tema en más asignaturas.

2

17

Ofrecer ayuda a través de la Unidad de Asesoramiento.

1

8

Ser modelos para los estudiantes.

5

42

Trabajar la autoestima de los profesores.

6

50

Tener confianza a los estudiantes.

2

17

Brindarles oportunidades para que demuestren sus capacidades.

2

17

Dictar talleres de crecimiento personal.

2

17

 

Cuadro 11

Sugerencias de los estudiantes para atender el desarrollo de la autoestima en la Mención

Sugerencias

Frecuencia de respuestas por años escolares

2° año

3° año

4° año

5° año

Total

fi

%

fi

%

fi

%

fi

%

fi

%

Dictar talleres de autoestima a todos los profesores para que puedan transmitirlo a sus alumnos.

5

6

8

10

3

4

4

5

20

25

Dictar talleres de desarrollo personal a los estudiantes.

12

14

7

8

7

8

6

7

32

37

Desarrollar en el aula dinámicas vinculadas con la autoestima.

5

6

3

4

2

2

3

4

13

16

Realizar actividades obligatorias para atender la autoestima en todas las asignaturas.

2

2

0

0

5

6

0

0

7

8

Más motivación por parte de los docentes.

2

2

0

0

2

2

4

5

8

9

Mejor comunicación entre docentes sobre las acciones a seguir.

3

4

0

0

1

1

0

0

4

5

Mejorar la calidad de los docentes.

0

0

3

4

1

1

3

4

7

8

Hacer más partícipe al alumno.

0

0

3

4

2

2

2

2

7

8

Valorar el trabajo y esfuerzo del alumno.

0

0

1

1

3

4

2

2

6

7

El docente debe creer más en la capacidad del estudiante y dejar que él tenga sus propias experiencias.

0

0

1

1

3

4

2

2

6

7

Admitir y respetar al estudiante.

0

0

2

2

2

2

4

5

8

9

Que los docentes estén más centrados en los alumnos.

0

0

1

1

4

5

3

4

8

10

Es importante tomar en cuenta las sugerencias hechas por los docentes y estudiantes, porque son ellos los protagonistas de ese proceso de desarrollo de la autoestima para ambos. Además, al tomar en cuenta las sugerencias, resulta fundamental propiciar el diálogo entre profesores y estudiantes, para que surjan de ellos mismos las propuestas y líneas de acción para el desarrollo de la autoestima. Sin embargo, se duda sobre las bondades de los talleres para ofrecer atención a la autoestima, más aún si estos tienden a ser esporádicos, ya que lo fundamental es generar el compromiso de todos los profesores para que contribuyan a la atención del crecimiento y desarrollo personal de los estudiantes a lo largo de todas sus acciones docentes. Es importante que los docentes y estudiantes tengan una comunicación más abierta, en la cual se produzca el diálogo sobre aspectos del crecimiento y desarrollo personal de ambos.

Es necesario atender la autoestima de los profesores y estudiantes de la Escuela de Educación UCV. Hubo dos sugerencias, entre los profesores y alumnos, que tuvieron fuerza en los resultados analizados. Primero, atender la autoestima del estudiante, segundo, atender la autoestima del profesor. Inclusive, el 50 % de los docentes recomienda trabajar su propia autoestima. El crecimiento personal es un proceso largo, de disciplina constante, de seguimiento y atención continua; necesita considerarse de manera sistemática por todos y cada uno de los profesores de la Escuela, en todas y cada una de las asignaturas que se ofrecen en el Plan de Estudios. Es y debe ser responsabilidad de todos, pero como pauta y exigencia institucional.

La autora de este trabajo en ningún momento ha pensado en la posibilidad de proponer la creación de una asignatura sobre aspectos vinculados a los aprendizajes afectivos, tampoco cree en los beneficios sustanciales de los talleres de crecimiento personal.

En función a lo planteado, la autora propone atender el crecimiento y desarrollo personal de los estudiantes de la Escuela de Educación UCV de manera sistemática.

7. A Manera de Recomendación

Se reafirma que todos los niveles y modalidades de la educación formal deben contribuir con el desarrollo personal de los estudiantes, conscientes de que es una misión que va más allá de una estrategia empleada esporádicamente o a través de talleres vivenciales que sólo duran horas.

La Escuela de Educación UCV no escapa de esa misión, la cual se hace más fuerte puesto que participa en la formación de líderes de aulas y de escenarios educativos. Es necesario que cada docente de la Escuela de Educación UCV se comprometa y esté convencido de su labor multiplicadora, de que es un modelo a seguir por cada uno de sus estudiantes. Los profesores tendrían que comenzar por creer verdaderamente en la aplicabilidad, significado y beneficios de estrategias que propicien el crecimiento y desarrollo personal de cada uno de sus estudiantes.

Lo importante es tener siempre presente que "el problema no es modificar de manera cada vez más sofisticada los cómos de la educación, más bien, que no se reflexiona seria y comprometidamente sobre los para qués del hecho educativo" (López, 2000: 135). Esto reafirma el recurrente planteamiento del presente estudio, es necesario trabajar más en una enseñanza que propicie la formación de Licenciados en Educación cada vez mejores, y se parte del hecho de que "ser mejores es ser más dueños de la propia actividad consciente, más dueños, cada quien, de sí mismos y más dueños del propio proceso de búsqueda y autoformación en la gran búsqueda y en la construcción histórico-social de la humanidad" (López, 2000: 136).

La Escuela de Educación UCV, en todas y cada una de sus Menciones, debe considerar definitivamente responder al qué, cómo y por qué de su actual Plan de Estudios. Debe revisar el qué enseñar y aprender, el cuándo hacerlo, dónde propiciarlo, por qué hacerlo, todos estos elementos es fundamental prever y planificar al plantearse la misión de contribuir en la formación de un Licenciado en Educación, formación que debe integrar el componente del saber, del hacer y del sentir.

Referencias bibliográficas

1. Aragón, J. y Cortés, L. (1999). Autoestima: comprensión y práctica. Caracas: San Pablo.        [ Links ]

2. Barroso, M. (1997). Autoestima del Venezolano: Democracia o Marginalidad. Caracas: Galac.        [ Links ]

3. Camperos, M. (1993). Los aprendizajes afectivos en y para la Educación Básica. Tomo I. Trabajo de ascenso. Caracas: Escuela de Educación, Universidad Central de Venezuela.        [ Links ]

4. Ferguson, M. (1992). Pragmagic. Madrid: Edaf.        [ Links ]

5. López, M. (2000). Planeación y evaluación del proceso enseñanza-aprendizaje. México: Trillas.        [ Links ]

6. Martínez, M. (1998). La investigación cualitativa etnográfica en educación. México: Trillas.        [ Links ]

7. Ramia, M. (2001). Evaluación del crecimiento y desarrollo personal en los estudiantes de la Mención: Educación Preescolar y Primera Etapa de Educación Básica de la Escuela de Educación de la Universidad Central de Venezuela. Estudio centrado en la autoestima de los estudiantes del período lectivo 2000-2001. Trabajo de Ascenso para optar a la categoría de Profesor Asistente en el escalafón universitario. Caracas: Escuela de Educación, Universidad Central de Venezuela.        [ Links ]

8. Saint-Exupéry, A. (1992). El Principito. Caracas: Panapo.        [ Links ]

9. Salazar, S. (1993). Propuesta de un Programa de Autoestima para los estudiantes que ingresan a la Escuela de Educación de la UCV. Tesis de grado. Caracas: Escuela de Educación, Universidad Central de Venezuela.        [ Links ]

10. Voli, F. (1997). La autoestima del profesor. Madrid: PPC.        [ Links ]