SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.7 número15El Comercio Intraindustrial agroalimentario argentino en la década de los noventaRendimiento y Producción agrícola vegetal: Un Analísis del entorno mundial (1997-1999) y de Venezuela (1988 - 2001) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Agroalimentaria

versión impresa ISSN 1316-0354

Agroalim v.15 n.15 Mérida jul. 2002

 

La competitividad de la producción de papa (Solanum tuberosum) en el Municipio Pueblo Llano, estado Mérida, Venezuela1 

Yuraima Linares2 Alejandro Gutiérrez3

2. Economista (Universidad de los Andes, ULA, Venezuela), Venezuela. M. Sc. en Economía (Universidad de los Andes, Venezuela). Profesora Asistente e investigadora del Núcleo Universitario Rafael Rangel (NURR), Universidad de Los Andes, Trujillo, Venezuela. Dirección postal: Villa Universitaria El Prado, La Concepción, vía Valera-Trujillo. Departamento de Ciencias Económicas y Administrativas, NURR. Teléfono: (0272) 6711951; e-mail: yurilm@cantv.net

3. Economista (Universidad de Los Andes, Venezuela). M. Sc. en Economía Agrícola (Iowa State University, EE.UU.). Doctor en Economía (Universidad Central de Venezuela). Profesor Titular del Departamento de Economía, FACES-ULA. Director e investigador del Centro de Investigaciones Agroalimentarias (CIAAL), Universidad de Los Andes. Dirección Postal: Núcleo La Liria, Edificio G “Leocadio Hontoria”, 2º piso, CIAAL. Mérida 5101, Venezuela. Teléfono-fax: (57) (74) 2401031; e-mail: agutie@ula.ve

Resumen

Una acepción de competitividad la define como la posibilidad de una empresa, industria o país, de mantener una cuota de mercado tanto interno como externo, con un nivel de beneficio dado. Para ello debe existir un mercado de referencia, ya sea local, regional, nacional. El presente artículo tiene como propósito la estimación de algunos indicadores de competitividad de la producción de papa en el municipio Pueblo Llano del estado Mérida (Venezuela). A partir de los valores calculados de participación relativa en el mercado y de las cuasi-rentas, se analizan los factores determinantes de la competitividad de la producción de papa en este municipio. Los resultados así obtenidos revelan la existencia de competitividad potencial de este rubro para el municipio estudiado. La competitividad potencial mostró un 61% de margen de ganancias, valor que implica una cuasi-renta de 11.804.887 bolívares por hectárea del cultivo. Por otra parte se observó un aumento de la participación en el mercado doméstico de la producción regional. Tal cambio se atribuye a la disminución de la producción del tubérculo en otras regiones productoras del país, así como al proceso de apertura y liberación de la economía, que ha obligado a los productores a realizar la reconversión tecnológica en la producción de papa.

Palabras claves: Pueblo Llano, Mérida, papa, competitividad, producción, cuasi-renta.

Abstract

One definition of competitiveness is the possibility of a business, industry or country to maintain a share of the market, the internal market as well as the external one, with some level of given benefit. For this, a reference market, local, regional or national, should exist. The present article proposes to estimate some competitiveness indicators for potato production in Pueblo Llano Municipality, Mérida State (Venezuela). From these values, calculated from the relative participation in the market and from the quasi-production, determining factors for the competitiveness of potato production in the municipality were analyzed. The results obtained thus revealed the existence of a potential competitiveness of this rubric for the municipality under study. The potential competitiveness showed a 61% profit margin, a value which indicates a quasi-production of 11.804.887 Bolivares per hectare for the crop. On the other hand, an increase in the regional production’s participation in the domestic market was observed. Such a change can be attributed to the decrease in production of tubers in other regions of production in the country as well as to the opening and liberation process of the economy which has obligated producers to carry out a re-conversion of technology to produce potatoes.

Key Words: Pueblo Llano, Mérida, potato, competitiveness, production, quasi-productions.

résumé

La compétitivité peut être définie comme la possibilité dont dispose une entreprise, une industrie ou un pays, de maintenir un part de marché, intérieur et/ou international, en gardant un niveau de bénéfice déterminé. Pour établir la compétitivité il faut avoir un marché de référence (locale, régionale, nationale ou internationale). Dans ce sens, Cet article a l’objectif d’estimer certains indicateurs de compétitivité dans la production de pomme de terre dans la municipalité de Pueblo Llano, à Mérida, Venezuela. Les résultats obtenus révèlent l’existence d’une compétitivité potentielle de ce produit dans la municipalité à l’étude. La compétitivité potentielle a montré une marge de bénéfice de 61%. Cette valeur implique une quasi-rente de 11.804.887 bolívar par hectare, à prix courants. Nous avons observé également une augmentation de la participation au marché domestique de la production régionale. Tel changement peut être attribué à la diminution de la production de ce tubercule dans d’autres régions du pays, ainsi qu’au processus d’ouverture et de libéralisation du marché. Ce dernier phénomène a obligé aux producteurs à réaliser des actions de reconversion technologique dans la production de pomme de terre.

Mots-clés: Pueblo Llano, Mérida, pomme de terre, compétitivité, production, quasi-rente.

Recibido: 24-09-2002
Aceptado: 13-11-2002

INTRODUCCIÓN

La globalización implica procesos de creciente interacción e interdependencia que se generan entre las distintas unidades del sistema, incluyendo la ampliación del espacio geográfico, la modificación de las relaciones sociales, culturales, políticas, económicas, etc. En las últimas décadas, como resultado de este proceso, han surgido una serie de reformas económicas orientadas a una mayor liberalización de la economía y apertura comercial que exige mejorar la competitividad.

En este sentido, las ventajas comparativas que tradicionalmente se referían a la disponibilidad de factores de producción y ubicación de los recursos naturales, se han ido sustituyendo por las ventajas competitivas, que implican una visión más dinámica y global, sobre la base de un sistema (empresarial, tecnológico, infraestructura, recurso humano, etc.).

En 1989 Venezuela entró en el proceso de globalización al cambiar la orientación de sus políticas y adoptar un conjunto de reformas estructurales. El propósito fundamental era corregir los insostenibles desequilibrios macroeconó-micos que hacían inviable el modelo de crecimiento interno. Se pretendía conformar una estructura económica menos dependiente del petróleo y un aparato productivo más competitivo y eficiente que mejorara cuantitativa y cualitativamente la participación de Venezuela en el mercado internacional.

En el caso particular del sector agrícola, la reforma económica incluía la reforma comercial como punto de partida. Su objetivo consistía en estimular la producción nacional de bienes que poseen ventajas comparativas a través de la competencia de productos foráneos. Dentro de sus lineamientos se encontraban la eliminación progresiva de los controles de precios, progresiva de los subsidios a loslos fertilizantes y de las tasas de interés, entre otras.

Como resultado de esta situación se generó un impacto negativo en el sector agrícola que se manifestó en la caída de la producción, en la reducción de los precios reales recibidos por los productores así como un aumento sustancial en los costos de producción. Durante el período 1988-1993 el Producto Interno Bruto Agrícola (PIBA) disminuyó a un ritmo promedio interanual del 0,4%, mientras el PIBA per cápita disminuyó a una tasa promedio del 2,3%. Los precios reales para la mayoría de los rubros, incluyendo la papa, experimentaron una disminución con una variación interanual del 0,3% durante el mismo período (Gutiérrez,1997).

Datos suministrados por el Ministerio de Agricultura y Cría (MAC) evidencian que para el período 1990-1993 el estado Mérida tuvo un comportamiento diferente al resto del país, al incrementarse la producción de este rubro a una tasa media interanual del 12,1%. Posteriormente, para el período 1994-1997, la tasa de crecimiento interanual de la superficie cosechada fue de 9,3% al variar de 4.859 ha en 1994 a 6.348 ha en 1997; la producción tuvo una tasa de crecimiento interanual de 16,7% al pasar de 111.757t en 1994 a 177.744 t en 1997; los rendimientos pasaron de 23.000 kg/ha en 1994 a 30.000 kg/ha en 1997.

García (1996) sostiene que estos resultados pueden haberse dado por la instrumentación de la reforma comercial agrícola, pues, al someter a la producción nacional a una mayor competencia con las importaciones, el productor se encontró en la necesidad de incrementar los rendimientos y reducir los costos de producción por unidad, generándose así un proceso de reconversión agrícola y un cambio en el paquete tecnológico tradicional utilizado en la producción del rubro.

Específicamente el municipio Pueblo Llano, ubicado en el extremo nororiental del estado Mérida, representa el principal productor de papa al nivel nacional. Durante el período comprendido entre los años 1993 y 1998 la producción pasó de 35.498t en 1993 a 102.560t en 1998; los rendimientos presentaron una tendencia a incrementarse de 16.843 kg/ha en 1993 a 30.000 kg/ha en 1998 (MAC,1998).

Con el proceso de apertura el municipio Pueblo Llano no escapó de los efectos generados por las políticas aplicadas. De acuerdo con García (1996) aún cuando se ha incrementado la producción y los rendimientos en esta entidad, los precios reales recibidos por los productores experimentaron una tasa media de crecimiento negativa de 6,3% durante el período 1988-1993. Esto puede atribuirse a la reforma comercial, la cual ha obligado a los productores a vender sus productos a precios competitivos, para evitar que la papa proveniente de Colombia, Canadá u otros países termine por desplazarlos del mercado nacional.

En este marco resulta evidente la conveniencia de considerar a la competitividad como una prioridad fundamental de las políticas de desarrollo para la región. Esta debe contemplar el desarrollo de estrategias de mercado y comercio, políticas de financiamiento, desarrollo de infraestructuras (vialidad, sistemas de irrigación, escuelas, hospitales, vivienda, tecnología e investigación), con la finalidad de eliminar los obstáculos que inhiben el potencial competitivo; así como incentivar a la productividad y reconversión agrícola en la estrategia competitiva externa. En la medida que se logre un mayor desarrollo tecnológico, la región será más competitiva y por lo tanto las importaciones se reducirían, a la vez que se lograría mantener y /o aumentar la presencia en los mercados nacionales. Con esta finalidad, el presente artículo tiene como propósito la estimación de los indicadores de competitividad de la producción de papa en el municipio Pueblo Llano del estado Mérida. A partir de los valores calculados de participación en el mercado y de cuasi-rentas, se analizan los factores determinantes de la competitividad de la producción de papa este municipio. Los resultados así obtenidos revelan la existencia de competitividad potencial de este rubro para el municipio estudiado.

1. CARACTERIZACIÓN DE LA ZONA
1.1. Características físico- naturales de la zona

El municipio Pueblo Llano se ubica en el extremo nororiental del estado Mérida, por lo que forma parte de la cuenca del río Santo Domingo. La topografía es bastante accidentada y presenta altitudes variables que van desde 2.300 hasta los 3.500 m.s.n.m. Sus límites se encuentran: por el norte, con el estado Trujillo; por el este, con el estado Barinas; por el sur, con el Municipio Cardenal Quintero del estado Mérida; y por el oeste, con el Municipio Miranda del estado Mérida.

El relieve se caracteriza por la presencia de terrazas y conos aluvionales, con alternancia de terrenos inclinados y de pendientes fuertes, así como de colinas que conforman un sistema de valles intermontanos en la denominada “zona plana”, con alturas que oscilan entre los 1.600 y 2.400 m.s.n.m (Arias, 1997).

Los suelos son aluvionales fértiles, poco desarrollados, con fuerte pedregosidad y con alto riesgo de erosión. Sin embargo se observa un avance acentuado de la frontera agrícola. Predomina el clima tropical de montaña con una temperatura media anual de 12 a 16ºC. El régimen pluviométrico es de aproximadamente 1.300 mm (Arias, 1997).

1.2. Características demográficas

Según datos aportados por la Oficina Central de Estadística e Informática (OCEI), en 1997 la población del municipio Pueblo Llano era aproximadamente 10.000 habitantes. La actividad económica fundamental que se desarrolla en la zona es la agricultura y concretamente incluye el cultivo de la papa. En cuanto a las unidades de producción Arias (1997) sostiene que el 75% de las explotaciones agrícolas de la región tienen menos de 4 hectáreas, con una alta incidencia de la medianería y de pequeños propietarios. Según el último Censo Agrícola realizado en el país, el número de explotaciones productoras de papa para el lapso 1997/98 en el Municipio Pueblo Llano fue de 893 unidades, con una superficie sembrada de 3.450 ha y una producción de 103.560 t.

1.3. Sistema de producción

En el área de estudio la producción corresponde esencialmente a los siguientes rubros: papa, zanahoria, remolacha y repollo. Así mismo, durante la época de verano se cultiva ajo. La papa, sin embargo, representa el cultivo que caracteriza a la zona. En 1998 este rubro abarcaba el 46,5% aproximadamente de la papa producida en el estado Mérida; esta cifra fue considerablemente superior a la obtenida en el año 1993, año en el cual significó el 43,6% aproximadamente. En cuanto a su participación dentro del valor de la producción total en el estado Mérida, desde 1995 la papa de Pueblo Llano ha ocupado el primer lugar aportando el 25,40%, seguido por la zanahoria con un 15 por ciento.

Al analizar las cifras de la superficie cosechada en la región, se observó que durante el período 1993-1998 esta variable creció a una tasa promedio anual del 13,37%, al pasar de 1.711 ha en 1993 a 2.970 ha en 1998. En el caso de la superficie cultivada, Arias (1997) argumenta que ésta se ha incrementado desde 1985 por dos razones fundamentales: por un lado, debido al incremento de la demanda doméstica del tubérculo, en respuesta de los consumidores al aumento en los precios de otros alimentos, producto de la devaluación del bolívar. Por otra parte, ese cambio se ha debido al aumento de la participación en el mercado doméstico de los productores de la zona, como resultado de la disminución de la producción del tubérculo en otras regiones productoras del país.

Cuando se revisan las cifras correspondientes a la producción, la información suministrada por el MAC-UEDA-Mérida (varios años) revela que entre 1993 y 1998 esta variable presentó una tendencia creciente al pasar de 35.498 t en 1993 a 103.560 t en 1998. Sin embargo, en 1996 la producción experimentó una caída del 33,42% con respecto al año anterior y se ubicó en el orden de las 64.690 t.

Por otra parte también es importante destacar que los rendimientos presentaron una tendencia a incrementarse, al pasar de 23.000 kg/ha en 1993 a 30.000 kg/ha en 1998, tal como lo indica el Cuadro 1. El mejoramiento observado en los rendimientos pudiera atribuirse a dos factores fundamentales: por un lado, a la reforma comercial agrícola iniciada en 1990, la cual somete al rubro a una mayor competencia con la papa importada; por la otra, a la adopción de nuevos paquetes tecnológicos por parte de los productores de la zona. Esto implica un uso más racional de los insumos y prácticas agronómicas apropiadas, entre otros (García, 1997; Gutiérrez, 1999).

1.4. Características fundamentales del cultivo

La papa (Solanum tuberosum) es un tubérculo autóctono de la Cordillera Andina de Sur América, cuyo origen se ubica entre las regiones de Perú y Bolivia. Desde allí se diseminó a Europa en el siglo XVI, cultivándose principalmente en Francia, España, Bélgica, Austria, Irlanda, Alemania; luego pasó a Canadá, Estados Unidos y México. Posteriormente se extiende a Centroamérica y Surámérica, especialmente en las regiones andinas de Colombia, Ecuador, Chile, Argentina y Venezuela.

La producción nacional se dirige fundamentalmente al consumo doméstico, ya que desde el punto de vista nutri-cional es un alimento de gran contenido energético y variada preparación, representando uno de los productos vegetales frescos de mayor preferencia en la dieta del consumidor venezolano. A la demanda de papa para el consumo fresco se añade la demanda del sector industrial. Esto favorece la práctica de cultivar una determinada especie en superficies de considerable magnitud. Sin embargo apenas se industrializa una pequeña parte de la producción nacional: sólo el 25% de la papa industrializada que se consume internamente es de procedencia nacional, mientras que el 75% restante se importa directamente de Canadá y Colombia (Salas, 1999). El procesamiento industrial del tubérculo se realiza en diferentes presentaciones: hojuelas, papa a la francesa (que consiste en papas pre-fritas congeladas), Chips, almidón, alcohol, azúcares, etc.

1.4.1. Aspectos agronómicos

En cuanto a sus características agronómicas, la papa es un cultivo de clima frío, perteneciente al sistema hortícola de piso alto. Según León (1999), se cultiva desde 5.500 m.s.n.m en los Himalayas hasta unos metros bajo el nivel del mar en los Países Bajos (Holanda). El rubro se adapta a una amplia gama de suelos, si bien la textura de éstos se convierte en el principal factor a considerar. Por tal razón necesita suelos cuya textura favorezcan una buena aireación, una adecuado drenaje y una penetración profunda de las raíces. El proceso productivo se realiza en dos períodos del año (el seco y el lluvioso) dependiendo de la zona, de la disponibilidad de recursos, de la experiencia del productor, de la mecanización, de la fertilización, entre otros factores (Abreu et al., 1993).

Es una planta que presenta hojas grandes y flores de colores lavanda, amarillo, blanco, etc., de acuerdo con la variedad. Las partes más importantes son las ramas subterráneas de los rizomas estoloníferos, que al engordar forman tubérculos; éstos constituyen la parte comestible. Su ciclo de vida va de 3 a 5 meses. Su propagación puede ser por semillas obtenidas de las flores o semillas de los tubérculos, siendo la segunda la forma de producción normalmente empleada. El cultivo de la semilla se puede realizar tanto desde jardines o huertos como a gran escala.

1.6. Factores agroecológicos

Basado en Olguín (1997) y León (1999), las condiciones agroecológicas más favorables para el cultivo de la papa son las siguientes:

• Preparación del suelo
Debido a la morfología de los suelos de la región, la preparación del terreno incluye el arado, el rastreado y el surcado con tracción animal (bueyes), así como otros implementos agrícolas de uso manual. Los surcos se trabajan a una profundidad de 15 cm, distanciados de acuerdo con la variedad y el objetivo (si la papa a obtener es para semilla o consumo).

• Fertilización
Se consideran tres momentos para aplicar los nutrientes: al arar, al sembrar y a la cobertura. Detalladamente, el proceso puede ilustrarse como sigue:
• Al arar: en suelos francos y arcillosos los fertilizantes orgánicos deben ser aplicados y enterrados inmediatamente por medio de la aradura superficial antes de la labranza primaria.
• Al sembrar: los fertilizantes químicos se pueden aplicar mediante la labranza secundaria; también se pueden aplicar fertilizantes químicos al sembrar las papas, colocándolos en el surco con los tubérculos.
• A la cobertura: cuando el forraje de la papa empieza a cerrarse entre hileras es el momento en el que se suministran nutrientes.
Otro método es la aplicación de fertilizantes por aspersión. Por ejemplo, en el caso de los micro elementos como hierro, zinc, cobre, o de elementos complejos como aminoácidos. Además de la utilización de abonos químicos se han comprobado los beneficios que se obtienen cuando se emplean abonos orgánicos. Éstos aumentan la actividad biológica del suelo y mejoran las condiciones físicas en cuanto a la tasa de infiltración de agua. Es por esta razón que, dentro de los abonos orgánicos, en la región se utiliza el estiércol de aves, que procede del centro del país, principalmente del estado Carabobo; así mismo se emplean la cal y el estiércol de chivo, este último traído fundamentalmente de Falcón y Lara; por último se usa la cáscara de arroz, con la finalidad de darle aireación al suelo.

• Siembra
Existen al nivel mundial unas trescientas variedades de papa. Estas se pueden dividir de acuerdo con ciertas características fisiológicas, morfológicas y culinarias. En el caso particular de la zona en estudio se siembran cuatro variedades de semilla, fundamentalmente por su gran rendimiento: Granola (de Alemania), Flor Blanca (de México), ICA Purace (de Colombia) y Andinita (FONAIAP-Mérida). De ellas, la Granola es la semilla considerada como la de mayor rendimiento.

Es importante señalar que antes del proceso de apertura y liberación de la economía (iniciado en Venezuela en 1989), en la región se utilizaba un alto porcentaje de semilla certificada importada. Esta semilla procedía fundamentalmente de Canadá y representaba el 95% del total de la semilla sembrada. Después de 1989 se ha observado una conducta inversa, debido a que los productores han ido sustituyendo paulatinamente el uso de semilla certificada importada por el de semilla nacional artesanal (no certificada).

• Cosecha
La papa producida en el municipio Pueblo Llano está dirigida principalmente al mercado de consumo fresco nacional. Debido a la distancia existente entre las zonas de producción y las zonas de consumo, son pocos los productores de la región que comercializan directamente sus productos. Generalmente sólo se ocupan de producir por cuanto no cuentan con un medio de transporte adecuado para trasladar su cosecha a los centros de consumo.

Con respecto a la selección y clasificación del rubro, existe una cierta uniformidad en el criterio de selección en la región. Independientemente de la variedad, al momento de la cosecha los tubérculos son seleccionados y clasificados según presenten un aspecto sano, sin lesiones mecánicas ni de insectos o enfermedades y sin la presencia de deformaciones.

Los tubérculos grandes (que equivalen a 4-6 unidades por kg) pasan a constituir la papa de “primera calidad”. Los tubérculos medianos (7-9 unidades por kg) constituyen la “segunda calidad”. Este tipo de clasificación a su vez depende de la oferta del producto en el mercado y ocurre sólo en condiciones normales de oferta. En épocas de escasez se opta por una calidad única formada por tubérculos grandes. La categoría “semilla” está integrada por tubérculos medianos a pequeños, siempre que sean sanos. La categoría “descarte” o “tuche” está conformada por tubérculos muy pequeños, sin valor como papa comerciable. Esta última categoría se destina a la alimentación de los animales de granja, principalmente cerdos. El descarte representa aproximadamente el 2% de la producción total del municipio Pueblo Llano (Ortega, 1999).

• La mano de obra
Existen una serie de actividades que se van desarrollando durante el proceso de producción de la papa (la preparación del terreno, la siembra, la aplicación de insumos, las labores culturales) que se realizan normalmente a lo largo de cada periodo de producción. En este sentido, la modalidad de los contratos de trabajo más frecuentes son los temporales, ocurriendo la mayor demanda en las épocas de cosecha. El pago de la mano de obra se realiza por jornal.

• Financiamiento de la producción
En el municipio Pueblo Llano los productores presentan serias dificultades para satisfacer las necesidades de financiamiento del cultivo. Se observa poco interés por parte de los productores hacia la obtención del crédito formal, dadas las altas tasas de interés y las excesivas exigencias que implican las solicitudes de los mismos. Las alternativas en la región son los prestamistas locales, aunque la mayoría de los productores deben recurrir al autofinanciamiento para cubrir sus costos de producción.

Esta situación influye de manera determinante sobre el proceso productivo, puesto que los agricultores que solicitan los servicios de financiamiento informal deben pagar altas tasas de interés, lo que incrementa los costos de producción. También puede provocar una adopción inadecuada de nuevos paquetes tecnológicos (semillas mejoradas sin fertilizantes, por ejemplo), lo cual puede conducir a menores rendimientos y al desestímulo para la adopción de mejoras tecnológicas.

• Tenencia de la tierra
En la zona existe una heterogeneidad en la estructura social de los productores. En este sentido, el 48,28% de los productores son propietarios del área que cultivan; el 17,24% está representado por medianeros; el 8,62% corresponde a arrendatarios y el 25,86% pertenece a la categoría propia/no propia (Arias, 1997).

2. ANÁLISIS DE LA COMPETITIVIDAD
2.1. Conceptualización

La investigación sobre la competitividad es de larga tradición. Su evolución se ha notado a partir de la teoría ortodoxa del comercio internacional, la cual plantea desde una concepción estática asociada a las ventajas comparativas hasta aquellas basadas en una visión más dinámica y global.

Porter (1980) es considerado como uno de los pioneros en estos estudios. En su libro Estrategia competitiva, el concepto de competitividad surge relacionado al enfoque empresarial. Su objetivo consistió en llevar el conocimiento de los empresarios a una serie de técnicas de análisis de mercado hasta ese momento ignorada. Bajo este nuevo enfoque las empresas crean valor para sus compradores a través del desempeño de ciertas actividades, tales como: diseño, producción, mercadeo, I & D, mantenimiento de sus productos, entre otras. El valor máximo que una empresa puede crear se mide con base en la cantidad de dinero que los compradores están dispuestos a pagar por sus productos y/o servicios; su rentabilidad se mide por la diferencia entre los ingresos totales y los costos totales.

Porter (1985) comienza a vincular el concepto de competitividad de la empresa con conceptos referidos a países, dándole importancia al ingenio humano para el logro de las ventajas competitivas y dejando atrás la dotación de recursos naturales. Un año después el autor observó que en la competencia internacional, las empresas no pueden estar sometidas a un solo país; de allí que éstas puedan manejarse con estrategias globales (Enright et al., 1993).

En este contexto, Porter (1990) (en su obra “La ventaja competitiva de las naciones”), toma el concepto referido hasta entonces a las empresas y lo aplica a las industrias nacionales. De tal forma que en adelante la competitividad de una nación estará determinada por los resultados de sus industrias o grupos de empresas en una rama similar. Estos resultados son determinados tanto por las circunstancias específicas de cada industria como por las condiciones nacionales que la afectan. El autor establece una serie de factores que afectan a la competitividad de las industrias, que agrupa en cuatro renglones fundamentales: i) condiciones de los factores de producción; ii) condiciones de la demanda; iii) estructura de la industria; y iv) características de las industrias relacionadas. Igualmente, la innovación representa el instrumento fundamental para la elaboración de nuevos productos, para la captación de nuevos tipos de mercado y nuevos procesos de producción.

De acuerdo con Enright et al. (1993), la competitividad puede definirse de varias maneras:
• Para una empresa la competitividad puede consistir en la capacidad de ésta para producir bienes y servicios igual o más eficaz y eficientemente que sus competidores. Esta capacidad debe reflejarse de manera sostenida en el mantenimiento o aumento de su participación de mercado, así como en el mantenimiento de su rentabilidad económico-financiera. Para una empresa que comercializa bienes transables de la economía, la competitividad de la misma implicará ser eficiente sin contar con medidas proteccionistas por parte del gobierno, tales como subsidios y otro tipo de subvenciones.

• La competitividad de una industria consiste en la capacidad que tienen las empresas nacionales de un sector particular para alcanzar un éxito sostenido en comparación con sus competidores foráneos, sin contar con protecciones o subsidios. Puede medirse en términos de la rentabilidad general de las empresas, la balanza comercial en la industria, el balance entre inversiones extranjeras directas salientes y entrantes y mediciones directas de costo y calidad. En el caso de que la industria esté conformada por una sola empresa, es necesario determinar si la fuente de competitividad se genera por la existencia de rentas monopólicas, por el apoyo gubernamental o bien por una verdadera eficiencia.

• Para un país la competitividad se traduce en la posibilidad de producir bienes y servicios en la economía internacional, compitiendo con los bienes y servicios de otros países, haciéndolo de tal manera que mejore el nivel de vida de su población.

Para Martin (1998) la competitividad es la posibilidad de una empresa, industria o país, de mantenerse en el mercado con un nivel de beneficio dado. Debe existir un mercado de referencia (local, regional, nacional).

La competitividad es un proceso de largo plazo. Para lograr tal objetivo un país, además de contar con abundantes recursos naturales, requiere la presencia de una serie de factores que integran el sistema de una manera complementaria y estratégica: capacidad empresarial, innovación científica y tecnológica, infraestructura física y de comunicación, políticas gubernamentales, organización institucional, marco jurídico, políticas económicas, sectoriales, el papel del sector privado, el recurso humano, las condiciones del mercado interno y externo, entre otros (López, 1998).

Con el proceso de globalización, la competitividad representa una condición necesaria para insertarse en el mercado mundial. Esto exige alcances que trascienden los límites de los rendimientos físicos, e involucra el papel del Estado y sus instituciones, la política económica, las políticas sectoriales, el papel del sector privado, el recurso humano, entre otros aspectos.

3. INDICADORES DE COMPETITIVIDAD EN EL MUNICIPIO PUEBLO LLANO
3.1 Participación porcentual de la producción de papa del municipio Pueblo Llano en el total estado Mérida y en el total del país

Para Gutiérrez (2000) este indicador refleja la cuota de mercado que la producción regional del rubro ha alcanzado en el tiempo. La competitividad del rubro mejorará en la medida que se incremente su participación en el mercado. En este sentido, el municipio Pueblo Llano representa el principal productor de papa al nivel nacional. Durante el período 1993-1998 se ubicó como el primer productor del estado Mérida, con una participación promedio de 66.557 t por año, que equivalen al 48% de la producción regional y un 24% de la producción del país.

El Gráfico 1 muestra la evolución de la participación porcentual de la producción de papa del municipio Pueblo Llano dentro del total de Venezuela y del total estado Mérida en este rubro, durante el lapso comprendido entre los años 1993 y 1998. En él se observa que la participación de la producción de Pueblo Llano correspondiente a este rubro, tanto en la producción nacional como en la producción del estado, fue creciente hasta 1995, para luego descender en 1996. En 1997 y en 1998 la participación porcentual de la producción del municipio en cuestión comenzó nuevamente a crecer, tanto al nivel del estado Mérida como al nivel del país. Con estas cifras se quiere destacar la ligera tendencia creciente del municipio a aumentar su cuota de mercado al nivel regional y nacional.

De acuerdo con la información suministrada por el MAC-UEDA-Mérida (varios años) la producción de papa en la zona ha reflejado un crecimiento promedio anual del 30,18% , al pasar de 35.498 t en 1993 a 103.560 t en 1998. Este comportamiento es superior al del estado Mérida (que creció al 19,1) y al del país (que creció al 4,9%) para el mismo período. En cuanto a la superficie cosechada en esta entidad, durante el período 1993-1998 se observó que esta variable se incrementó en 13,37%, al pasar de 1.711 ha en 1993 a 2.970 ha en 1998; tal crecimiento resultó ser inferior al observado en el caso del estado Mérida. Por otra parte, los rendimientos promedio de la zona fueron superiores a los del estado Mérida y los del país, ubicándose en 27.585 kg/ha.

Los resultados obtenidos reflejan la competitividad de la papa producida en el municipio en el mercado nacional. El aumento de la participación en el mercado domestico de los productores de la zona pudiera atribuirse, por un lado, a la disminución de la producción del tubérculo en otras regiones productoras del país; y por el otro, al proceso de apertura y liberación de la economía, la cual ha obligado a los productores a realizar un proceso de reconversión tecnológica en la producción de papa. Esto implica hacer un uso más racional de los recursos, incrementar la rentabilidad, disminuir los costos, entre otros (García, 1996).

Desde 1995 Pueblo Llano ha sido considerado como el municipio líder del estado Mérida en la producción del rubro, seguido por los municipios Cardenal Quintero y Rangel. En 1998 su contribución al valor total de la producción de papa en el estado Mérida fue del 39,8%, seguido por Cardenal Quintero con 22,8% y Rangel con 18,8% (Gutiérrez, 2000).

Esto evidencia la intensificación de la producción agrícola en la región, la cual presenta ciertas características peculiares que lo diferencian de la mayoría de las zonas productoras del país. Entre ellas se pueden mencionar los siguientes: la experiencia acumulada a través del tiempo en el cultivo; la facilidad a los productores para recuperar la inversión debido a lo corto del ciclo; las condiciones agroclimáticas favorables para el cultivo, entre otras (Arias, 1997).

De acuerdo con la información mostrada en el Cuadro 3, se observa que a partir de 1990 comienza a evidenciarse un incremento sostenido en las importaciones de papa para consumo, las cuales compensaron la disminución de la producción nacional del rubro para ese momento. Por el contrario, en 1993 se manifiesta una disminución de las mismas a pesar del avance en el proceso de integración económica, especialmente con Colombia. Tales cifras evidencian el elevado nivel de autosuficiencia de la papa consumo, lo cual pudiera considerarse como un indicador favorable de la competitividad del rubro, al menos en el mercado nacional.

Igualmente Gutiérrez (1999) sostiene que desde 1994 la competitividad en el circuito de la papa ha mejorado, como lo refleja la mayor participación de la producción nacional en el mercado interno. Entre los principales factores que habrían incidido en este resultado se encuentran: los incrementos experimentados en la productividad; la reconversión de los agricultores; el proteccionismo para-arancelario (retardo en la entrega de permisos fitosanitarios para importar papa), entre otros. En este sentido Machado y Ponte (2000) sostienen que dicho comportamiento refleja la posibilidad de aumentar la producción e incluso permite incursionar en mercados internacionales o defender los propios.

3.2. Método de las Cuasi-Rentas

Como se ha señalado, el concepto de competitividad que se utiliza en esta investigación no sólo se refiere a la posibilidad de un bien de mantenerse en el mercado con un nivel de beneficio dado, sino que alude también a un incremento de los ingresos netos de los productores al aumentar la productividad, mejorar la eficiencia e incorporar tecnología.

Para evaluar la competitividad de una empresa, industria o área geográfica considerando estas últimas variables puede emplearse la cuasi-renta como variable próxima de la competitividad. Este indicador relaciona los retornos a los productos agrícolas, esto es el ingreso percibido (I) con los costos variables por hectárea (CVT). La cuasi-renta se obtiene al restar la segunda variable de la primera, definiéndose así como las utilidades o los retornos a los factores fijos de producción (C), así: 

C = I - CVT

La competitividad de la empresa depende del valor de la C. Por tal razón, la unidad de producción buscará ubicarse en aquella posición donde los ingresos obtenidos por la venta del producto superen a los CVT, esto es, C > 0. En caso contrario, la empresa no será competitiva (Gutiérrez, 2000).

La ecuación de la cuasi-renta por hectárea se expresa como:

c =( p )( r )( m )          (1)

donde:

tal que:

m = [( p - cvm) / p]          (2)

donde:

c: cuasirenta por ha
p: precio del producto
r: rendimiento
cvm: costo variable medio
m: margen de ganancia, representa la participación porcentual (al ser multiplicado por 100) de los beneficios netos en los ingresos totales por hectárea

La interpretación de la variable c es que mientras mayor sea su valor mayor será el nivel de competitividad. Cuando se obtienen valores negativos de c significa que no existe competitividad, pues no se estarían obteniendo ingresos suficientes para cubrir los costos variables (Gutiérrez, 2000).

En síntesis, cuando el valor reflejado en la expresión (1) es positivo significa que existe ventaja competitiva en el rubro para el que se ha calculado. Cuando el valor es negativo equivale a situaciones no competitivas, lo que implica que los ingresos no son lo suficientemente altos como para cubrir los costos de los insumos variables. Cuando el valor se acerca a cero la viabilidad financiera de la empresa puede ser calificada riesgosa debido a lo limitado de los retornos crecientes a los factores fijos de producción. Seguidamente se presentan las estimaciones de las cuasi-rentas obtenidas por los productores de papa en el municipio Pueblo Llano, aplicando el procedimiento previamente indicado (Cuadro 4).

Durante el período 1993-1998, en el municipio Pueblo Llano la cuasi-renta (c) obtenida mostró una tendencia creciente y positiva con un valor promedio de 1.820.167 Bs/ha y un margen de ganancia promedio (m) de 61%. En este sentido cabe destacar que los rendimientos promedios (r) del rubro en la región fueron de 27.585 kg/ha, valores superiores a los reportados por otras entidades federales. Según un estudio realizado por Ayala (1998), durante el período 1990-1998 la papa reflejó al nivel nacional una cuasi-renta promedio positiva de 521.133 Bs/ha, así como un margen de contribución promedio de 39%. Por su parte, Gutiérrez (1999) encontró (para el mismo período) cuasi-rentas positivas en el estado Mérida pero con un valor promedio de 1.010.362 (Bs/ha) y un margen de ganancia de 34%. Ambas cifras evidencian la competitividad potencial que tiene el rubro en la región4.

En cuanto al margen de ganancia real (m real), el comportamiento general ha sido positivo. Se observa una tendencia decreciente entre 1994 y 1996, que coincide con las tasas de inflación más altas del período. Igualmente, entre 1993 y 1998, el margen de ganancia real promedio (42,57%) es superior a la tasa de interés real pasiva promedio (9,43%). En términos de Gutiérrez (2000), “la tasa de interés da oportunidad para invertir el dinero utilizado en la producción de papa”.

De esta manera los resultados antes mencionados indican que durante el período analizado los productores de papa del municipio Pueblo Llano no sólo aumentaron la producción y el rendimiento, sino que además obtuvieron ganancias crudas en términos reales muy superiores al costo de oportunidad real del dinero (medido por la tasa de interés real pasiva).

El ítem de mayor relevancia en los costos de producción del rubro es el correspondiente a semilla, que representa el 33,23% de los costos de producción, seguido por el de los fertilizantes con un 22,69%. Por su parte, la mano de obra representa sólo el 9,63%. En la zona este factor productivo ha sido relativamente escaso; sin embargo, se ha generado un flujo migratorio desde Colombia como consecuencia de factores políticos y sociales en ese país durante la última década, lo que ha garantizado una oferta laboral suficiente para satisfacer la demanda y evitar que su costo aumentara exageradamente.

Como se señaló anteriormente, con la reforma estructural aplicada a inicios de la década de los noventa los productores de papa de la región enfrentaron de una manera relativamente exitosa la apertura comercial, la devaluación del signo monetario y la eliminación de los subsidios al sector. Como reflejo de tal reconversión se incrementaron los rendimientos; además, se obtuvieron márgenes reales de ganancia superiores al costo de oportunidad del dinero. También debe señalarse, de acuerdo con el análisis previo, que en la década de los noventa el municipio Pueblo Llano incrementó su cuota de mercado en la región y el país. Tal resultado permite afirmar la hipótesis de que la producción de papa en el Municipio Pueblo Llano ha mejorado sus niveles de competitividad en el mercado nacional en la década de los noventa. 

Entre los factores que determinaron las mejoras en los niveles de competitividad del rubro en el Municipio Pueblo Llano pueden señalarse los siguientes:

• Sustitución de semilla de papa importada por semilla de papa artesanal, a la par que se mejoraba en el manejo y la selección de este tipo de semilla. Según García (1996), hasta 1989 los productores utilizaban aproximadamente entre un 50% y un 90% de semilla certificada importada por hectárea sembrada. Hasta ese momento las políticas orientadas al sector agrícola se basaron en el fomento a la producción mediante mecanismos como fijación de precios determinados por los costos de producción internos, contigentamiento de las importaciones, subsidio cambiario y crediticio a los fertilizantes, entre otros. Con el propósito de minimizar los costos de producción, aunado a la adaptabilidad de la semilla nacional a las condiciones agroecólogicas de la región, los productores de la zona decidieron sustituir la semilla certificada importada por semilla informal (pasilla hijas de importada) y por semilla certificada nacional. Este proceso de reconversión contó con la ayuda del Fondo Nacional de Investigaciones Agropecuarias (FONAIAP) de Mérida, a través del Programa de Investigación y Producción de Semilla de Papa. Dentro de las variedades nacionales se encuentran: Andinita, Caribay y Tibisay. Estas variedades mostraron ser resistentes a las plagas, originando una gran expectativa entre los productores por los mayores rendimientos alcanzados y por la disminución en la frecuencia de las aplicaciones de fungicidas.
• Incremento de los rendimientos del cultivo: durante el período analizado los rendimientos promedios en la zona se incrementaron de manera significativa al pasar de 20.747 kg/ha en 1993 a 34.869 kg/ha en 1998. Este comportamiento demuestra que la producción de papa del Municipio es potencialmente competitiva, ya que esta variable se ubicó por encima de los rendimientos nacionales y estadales. Tal situación puede atribuirse a la reconversión agrícola experimentada por los productores de la zona en este período.
• Uso racional de fertilizantes, agroquímicos y abonos: la utilización eficiente de fertilizantes y agroquímicos representa una de las modificaciones introducidas al paquete tecnológico de la producción de papa. Tal medida fue adoptada por los productores de la zona y propiciada a través de las investigaciones realizadas con el programa del FONAIAP-Mérida.

El hecho de que los productores utilicen semilla artesanal de cosechas anteriores (proveniente de su propia finca o de fincas vecinas) genera constantemente problemas fitosanitarios desde zonas afectadas por plagas hacia zonas libres. Las plagas como la polilla guatemalteca y el gusano blanco y las enfermedades como la candelilla, entre otras juegan un papel importante tanto por los gastos generados para su control como por las pérdidas ocasionadas en el producto cosechado. Las enfermedades constituyen un factor importante de los costos de producción de la papa y muchas veces son las causantes de pérdidas totales.

Dentro de las principales modificaciones introducidas al paquete tecnológico de la producción de papa por parte de los productores de la región, basado en las investigaciones del FONAIAP-Mérida, se encuentran las siguientes:
• Utilización eficiente de fertilizantes y agroquímicos.
• Incremento de las consultas para el análisis de los suelos, tales como fertilidad, acidez, etc.
• Utilización de mecanismos de control biológico de plagas y desarrollo de tecnologías post-cosecha, para minimizar las pérdidas de producción.

Asimismo los productores del municipio, conjuntamente con el núcleo de extensión agrícola INPRABELCHA ubicado en Pueblo Llano, han implementado métodos especiales para el manejo integrado de plagas (MIP). Esto ha contribuido a disminuir los problemas de residuos tóxicos y contaminación que destruyen el equilibrio ecológico del ambiente.

CONCLUSIONES

• Con el proceso de globalización, la competitividad representa una condición necesaria para insertarse en el mercado mundial. La competitividad es un concepto complejo y dinámico. En este trabajo se define la competitividad como la posibilidad de una empresa, industria o país de mantenerse en un mercado de referencia (local, regional, nacional).con un nivel de beneficio dado.

• El sector agrícola juega un papel estratégico en este proceso, dado que el libre comercio ha obligado a los productores a develar la competitividad de los rubros para enfrentarse a la competencia externa. Esto implica la interrelación de una serie de factores, tales como la innovación tecnológica, la calidad de los productos y su adecuación a la demanda, la disponibilidad de los recursos productivos, la acción del gobierno, entre otros. Para el caso de la papa, ésta puede reflejarse a través del desempeño de la rentabilidad del cultivo y de la participación en el mercado del rubro.
• En el marco de este análisis, para medir la competitividad se ha tomado el indicador de las “Cuasi-rentas” y la participación en el mercado de la producción nacional. El primero permite hacer inferencias relativas a la competitividad de un rubro determinado en un tiempo y región específica. El segundo muestra la competitividad de un país, región o empresa tomando en cuenta el porcentaje de los productos nacionales, así como también de productos exportados e importados del mercado mundial.
• De los municipios estudiados, Pueblo Llano registró la cuasi-renta más alta con respecto a los restantes, seguido del Municipio Cardenal Quintero. En consecuencia, el análisis de la muestra considerada reveló la competitividad potencial de la papa en el Municipio Pueblo Llano con un 61% de margen de ganancias, lo que implica una cuasi-renta de 11.804.887 Bs/ha. Este incremento significativo en las utilidades pudo haber sido por las mejoras adoptadas en las técnicas de producción que contribuyeron a incrementar los rendimientos del rubro. Tal resultado permite afirmar la hipótesis de que la producción de papa en el Municipio Pueblo Llano ha mejorado sus niveles de competitividad en el mercado nacional en la década de los noventa debido al proceso de recon-versión aplicado por los productores de la región. Igualmente existen factores y situaciones que impiden una mayor competitividad de la producción del rubro en la zona tales como el escaso financiamiento a los productores, el manejo de prácticas agronómicas inadecuadas, los bajos niveles de eficiencia en el sistema de comercialización, entre otros.
• El aumento de la participación en el mercado doméstico y en la producción regional pudiera atribuirse por un lado a la disminución de la producción del tubérculo en otras regiones productoras del país y, por el otro, al proceso de apertura y liberación de la economía. Esto último ha obligado a los productores a realizar un proceso de reconversión tecnológica en la producción de papa. Tal circunstancia implica hacer un uso más racional de los recursos, incrementar la rentabilidad, disminuir los costos, entre otros (García, 1996). Según Gutiérrez (1999), desde 1994 la competitividad en el circuito de la papa ha mejorado debido a la mayor participación de la producción nacional en el mercado interno. Entre los principales factores que habrían incidido en este resultado se encuentran los incrementos alcanzados en la productividad, la reconversión de los agricultores, el proteccionismo para-arancelario (retardo en la entrega de permisos fitosanitarios para importar papa), entre otros.

referencias bibliográFicAs

1. ABREU, Edgar; GUTIÉRREZ, Alejandro; FONTANA, Humberto et al. 1993. La Agricultura: Componente básico del sistema alimentario venezolano. Caracas: Fundación Polar.        [ Links ]

2. ARIAS, Eliécer; LLAMBÍ, Luis. 1997. "Impacto de las políticas de ajuste estructural en los productores paperos y hortícola de los andes venezolanos: El caso Pueblo Llano, estado Mérida". En: Agroalimentaria, 4: 51-61.        [ Links ]

3. AYALA, José 1998. Análisis de la competitividad de los cereales en Venezuela. Caracas: Ministerio de Agricultura y Cría.         [ Links ]

4. GARCÍA, Ligia. 1996. Ajustes macroeconómicos: efectos sobre la producción de papa en el estado Mérida. Mérida (Venezuela): Instituto Iberoamericano de Derecho Agrario y Desarrollo Agrario (Tesis de Maestría).        [ Links ]

5. ENRIGHT, Michael; FRANCÉS, Antonio; SCOTT, Edith. 1993. Venezuela: el reto de la competitividad. Caracas: Ediciones IESA.        [ Links ]

6. GUTIÉRREZ, Alejandro. 1999. Globalización, ajustes e integración económica: efectos sobre el circuito de la papa. Mérida (Venezuela): Universidad de Los Andes.        [ Links ]

7. GUTIÉRREZ, Alejandro. 2000. "Reformas económicas y mejoramiento de la competitividad: Caso de la producción de papa en el estado Mérida, Venezuela". En: Agroalimentaria, 9: 43-53.        [ Links ]

8. LEÓN, Raúl. 1999. Taller: Modelo de agricultura sustentable para el desarrollo de Pueblo Llano.Mérida (Venezuela): Convenio FEDEAGRO-CECOTUP-FONDO DE CRÉDITO AGROPECUARIO.        [ Links ]

9. LÓPEZ, Nelson. 1998. La competitividad no se decreta, se construye. En: Coyuntura Colombiana (Nueva Etapa), Vol. 12 (2): 77-79.        [ Links ]

10. MINISTERIO DE AGRICULTURA Y CRÍA-UNIDAD ESTADAL DE DESARROLLO AGRARIO DE MÉRIDA, MAC-UEDA-MÉRIDA (varios años). Información estadística del sector agropecuario del estado Mérida. Mérida (Venezuela): MAC.        [ Links ]

11. MARTÍN, Fréderic. 1998. ¿Cómo mejorar los resultados de un circuito agroalimentario: La formulación de un plan de acción. Curso sobre Análisis de políticas y circuitos agroalimentarios en el marco de la globalización. Caracas: Fundación Polar.         [ Links ]

12. OFICINA CENTRAL DE ESTADÍSTICA E INFORMÁTICA, OCEI (varios años). Información estadística del Municipio Pueblo Llano, estado Mérida. Mérida (Venezuela): OCEI.        [ Links ]

13. OLGUÍN, César. 1999. Cultivo de la papa en la República Mexicana (comunicación escrita a través de la dirección aolguín@circacianas.chapingo.mx).        [ Links ]

14. ORTEGA, Eduardo. 1999. La comercialización de la papa en Venezuela. Curso sobre producción de papa, Trujillo: FONAIAP Estación Experimental Trujillo.        [ Links ]

15. PORTER, Michael. 1980. Competitive strategy: Techniques for analyzing industries and competitors. New York: The Free Press.        [ Links ]

16. PORTER, Michael. 1990. The competitiveness advantage of nations. New York: The Free Press.        [ Links ]

17. SALAS, José. 1999. Agenda papa. Mérida (Venezuela): FONAIAP.        [ Links ]

NOTAS DE PIE DE PAGINA

1. Este artículo forma parte de los resultados del trabajo realizado en el marco de un proyecto de investigación denominado “Análisis de la competitividad de la producción de papa en el Municipio Pueblo Llano del estado Mérida”. Este proyecto contó con el financiamiento de CDCHT-ULA, bajo el código NURR-H-158-99-09-B. La autora desea agradecer el apoyo recibido de esta institución.

4. Para mayor información, ver Ayala(1998) y Gutiérrez.