SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.13 número45Formación docente, el otro y las huellas para anticipar la enseñanza y el aprendizaje: Dialogando con Zambrano, desde MeirieuTeorías del aprendizaje y la instrucción en el diseño de materiales didácticos informáticos índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark

Educere

versión impresa ISSN 1316-4910

Educere v.13 n.45 Meridad jun. 2009

 

Propuesta alternativa para la práctica docente: Escuela-comunidad-familia

Yovanina D' Vita*

Universidad de los Andes Escuela de Educación Mérida, Edo. Mérida. Venezuela. ydevita@hotmail.com

Resumen

En el presente trabajo se replantea el desenvolvimiento de los estudiantes durante la Práctica Profesional II, Mención Básica Integral, de la Escuela de Educación, Facultad de Humanidades y Educación, de la Universidad de Los Andes, con el propósito de hacer posible el diseño de nuevas estrategias para mejorar la enseñanza-aprendizaje, por una parte y, por otra, permitir que los practicantes, el personal directivo, alumnos, padres de familia y comunidad en general, sean involucrados en esta actividad. La idea principal es no limitar a los pasantes a ser observadores en el aula, sino permitir que se incorporen a la convivencia escolar y ciudadana a través de los diferentes proyectos escolares que tienen como norte la integración escuela-comunidad. Esta propuesta modifica la práctica docente desde dos puntos de vista: el papel del profesor y las estrategias de enseñanza-aprendizaje. Ahora bien, su implantación real y efectiva pasa necesariamente por modificar la práctica docente desde dos puntos de vista complementarios: el papel del profesor y las estrategias de enseñanza-aprendizaje.

Palabras claves: educación, práctica docente, motivación, educación y sociedad, pedagogía, aprendizaje y servicio.

Alter native proposal for teaching practice: Schol – community – family

Abstract

The main purpose of this article is to put a theoretical-practical approximation based on the qualitative process of approaching and interpreting data to a debate by students and university professors. It was oriented under a critical-interpretative perspective. The documental analysis and a summary of the systematization of the experience were fundamental for the development of the paper. Specific ideas are exposed on the bases and procedures used during the development of this work using a qualitative language. The perspective and the way as some students and professors conceive qualitative approaches of data is a result of a shared effort which sole appreciation is intended to be of great use for those who are able to feel identified.

Key words: Qualitative analysis, Educational research, Teacher’s Education.

Proposta alter nativa para a prát ica docente: Escola-comunidade-família

Resumo

Neste trabalho reconsidera-se o desenvolvimento dos estudantes durante a Prática Profissional II, Menção Fundamental Integral, da Escola de Educação, Faculdade de Humanidades e Educação, da Universidade de Los Andes, com o objetivo de fazer possível o desenho de novas estratégias para melhorar o ensino-aprendizagem, por um lado e, por outro, permitir que os praticantes, o pessoal diretivo, alunos, pais de família e comunidade geral, sejam envolvidos nesta atividade. A idéia principal é não limitar os estagiários a serem observadores na sala, mas permitir eles se incorporem à convivência escolar e cidadã através dos diferentes projetos escolares que têm como norte a integração escola-comunidade. Esta proposta modifica a prática docente desde dois pontos de vista: o papel do professor e as estratégias de ensino-aprendizagem. Agora, sua implantação real e efetiva passa necessariamente pela modificação da prática docente desde dois pontos de vista complementares: o papel do professor e as estratégias de ensino-aprendizagem.

Palavras chave: educação, prática docente, motivação, educação e sociedade, pedagogia, aprendizagem e serviço.

Fecha de recepción: 18 de noviembre de 2008, Fecha de revisión: 2 de febrero de 2009, Fecha de aceptación: 12 de marzo de 2009

Educar es depositar en cada hombre toda la obra humana que le ha antecedido; es hacer a cada hombre resumen del mundo viviente, hasta el día en que vive; es ponerlo al nivel de su tiempo, para que flote sobre él y no dejarlo debajo de su tiempo, con lo que no podrá salir a flote...

José Martí

Práctica Profesional II corresponde al segundo nivel de las cinco Prácticas profesionales, que conforman el pensum de la Mención Básica Integral, de la Escuela de Educación de la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad de los Andes. En este nivel, el estudiante se inicia en la actividad práctica, la cual está orientada principalmente hacia la observación y diagnóstico de la comunidad a la cual pertenece la escuela, el ambiente escolar y la acción pedagógica desarrollada en el aula de Primera o Segunda Etapa de Educación Básica.

Al limitar la actividad de los estudiantes a la observación en el aula, se está olvidando que las escuelas son organizaciones complejas, que giran alrededor de un eje constituido por los docentes, quienes deben desempeñar diferentes roles: desde director hasta ser educadores de calle y de familia. Ellos son el engranaje entre la comunidad y la escuela, por ello, cuando se habla de práctica docente es necesario hacer referencia a todos los aspectos que estén relacionados con una práctica real.

De aquí surge la necesidad de plantear una Práctica Docente, en la que la observación esté acompañada por la acción. Los pasantes se verán involucrados en las actividades fuera del aula, participando en los ejes transversales de educación básica, a través de los cuales se logra resolver problemas y descubrir habilidades. Esta visión de la práctica docente tiene como mira hacer que nuestros estudiantes, como futuros docentes, se entrenen y aprendan a ser promotores de enseñar a vivir, enseñar a aprender, educar para el amor, que no es otra cosa que educar para la libertad, para la liberación de uno mismo liberando a los demás, según afirma Antonio Pérez Esclarín (Pérez, 2005). Por todo lo anterior, se puede deducir la importancia de involucrarse en los ejes transversales, que son los que resuelven los problemas claramente identificados como son: lenguaje, el desarrollo del pensamiento, los valores, la identidad. Con esto no se quiere restar importancia a las asignaturas en el aula, pero los ejes transversales empapan la integridad del currículo, porque ellos favorecen la independencia en la escuela, valorizando la institución escolar y la familia.

De esta forma los pasantes tienen la oportunidad de estar en un laboratorio vivo, donde podrán adquirir el arte, la ciencia y la ética necesaria para educar, y a su vez tomar conciencia de las necesidades sociales. Aprehenderán el verdadero significado de la palabra clave Educar, es decir, sembrar valores, inculcar y desarrollar sentimientos, virtudes como la solidaridad, desprendimiento, valentía, fraternidad y otras. Por eso, a través de la educación se puede resolver la mayor parte de los problemas. Sarmiento (1948) decía: “Todos los problemas son problemas educativos”. Es menester humanizar el proceso educativo, girando alrededor del hombre y cultivando una zona de amor, donde el egoísmo no tenga cabida.

Características de la práctica docente como estrategia de enseñanza-aprendizaje

El presente planteamiento que aquí se expone en relación con la práctica docente, se basa en la consideración de la educación como un fenómeno de participación pluridimensional, lo cual implica la relación de la escuela con su tiempo y la realidad social concreta; con ello se quiere decir que la escuela debe adecuarse constantemente a los cambios de las circunstancias, en unidad con las organizaciones e instituciones sociales, con la familia y otras instituciones de la comunidad. La eficiencia del trabajo de la institución escolar depende de la unidad que exista entre esta, la comunidad y la familia.

Cabe remarcar el peso que hoy asume, en el perfil de competencias de los docentes, la capacidad de activar y sostener relaciones con los estudiantes obviamente, con los padres, con los colegas, con las personas que operan en la escuela, en los entes y, en general, en el tejido social donde se encuentra la escuela. De lo anterior se puede comprender con claridad que la función educativa tiene una fuerte connotación de mediación, que está sostenida por las competencias de relación.

El docente se encuentra insertado en una compleja red de relaciones, que va mucho más allá de la relación docente-clase, hasta la necesidad de ejercitar, tal vez improvisando, la función de operador social en un amplio espectro. Además, existe una dimensión del ser docente, que se relaciona con los padres de los alumnos.

Esta dimensión es verdaderamente estratégica, desde el momento en que la figura de los padres representa una función educativa en crisis. Por lo tanto, el docente debe construir un diálogo con los padres para poder reconstituir un tejido de relación estrecha entre la escuela y la familia, lo cual es una necesidad imprescindible, una condición para una nueva alianza de corresponsabilidad educativa.

Como se puede deducir de lo expuesto, el proceso escolar no se limita a los dos principales actores, docente y estudiantes, sino que está ubicado en una estructura de relaciones sociales más amplia, y el centro de estas es la familia, quien provee el soporte económico, social y cultural que puede influir en el rendimiento escolar (Ballarino y Checchi, 2006). Sobre la base de lo expuesto en los párrafos anteriores, se puede proceder a la reseña de algunas problemáticas emergentes que suscitan una necesidad de profundización y de nuevas aproximaciones tales como: la organización escolar, la red de los servicios locales, el ambiente familiar, la realidad de socializaciones informales, las llamadas actividades de non schooling, las cuales son actividades que se desarrollan a través de redes telemáticas, círculos de estudio y otros.

En los últimos decenios, se ha venido observando un proceso de “policentrismo formativo, que ha originado notables cambios en las formas educativas. Por una parte, se ha generalizado el modelo escolar fuera de la escuela, por ejemplo en las actividades non schooling; por otra parte, se ha observado una creciente participación de varios sujetos sociales en las actividades de schooling, como por ejemplo la participación de los padres, servicio de entes locales que intervienen en las programaciones de las actividades.

Además, hay que tener presente que desde el punto de vista cultural (Parsons, 1990), la escuela tiene la tarea de garantizar la integración de los valores y de los modelos entre las generaciones adultas y aquellas juveniles, aplicando a la acción educativa los principios sociales del universalismo y de la jerarquía funcional.

Se puede visualizar de lo anterior que el reto planteado al docente es lograr encontrar motivaciones y medios necesarios para reformular su propio rol, valiéndose de muchos recursos: creatividad, sensibilidad transversal, libre interpretación de la tarea didáctica, entre otros. De todo lo anterior, surgió la necesidad de plantear un práctica docente, bajo esa perspectiva, y trabajar en los ejes transversales fuera del aula y de la escuela, interactuando con toda la comunidad de donde proceden los alumnos. Por lo tanto, nuestros pasantes se incorporaron a los P.E.I.C. (Proyecto Escolar Integral Comunitario) y a los P.P.P. (Proyecto Pedagógico de Plantel) de la escuela, además de a las actividades en aula.

Metodología

Se trabajó con once estudiantes que debían cursar la asignatura Práctica Docente II de Básica Integral de la Facultad de Humanidades y Educación, durante un período que abarca un semestre. Es una actividad complementaria, en la que los pasantes deben articular y coordinar los aprendizajes inherentes a sus competencias profesionales y laborales.

Realizaron la práctica en la escuela bolivariana “Dr. Ramón Parra Picón”, nivel o modalidad: Educación Inicial y Básica Integral, ubicada en el sector Las Dávilas, parroquia Lasso de la Vega, Pedregosa Alta, Mérida.

Actualmente una parte de la población se dedica a la explotación del suelo y la ganadería, cuya producción es utilizada para su propio sustento. La mayor parte de la población realiza actividades comerciales, transporte, y algunos se dedican a los servicios tanto públicos como privados.

La estructura organizativa de la escuela es la siguiente: el preescolar cuenta con 52 alumnos, divididos en dos secciones, cada una con 26 alumnos. En el primer grado hay un total de 42 estudiantes, repartidos en dos secciones. Existe solamente una sección de segundo grado con 29 alumnos, mientras que hay dos secciones de tercero con una totalidad de 51 estudiantes. El cuarto grado está conformado por una sola sección de 26 estudiantes; el quinto cuenta con una sección de 23 alumnos y el sexto grado está dividido en dos secciones: una cuenta con 22 alumnos y otra con 23. La matrícula total cuenta con 268 alumnos.

La escuela dispone de 11 docentes de aula, 7 docentes especialistas, 2 personas en cargos administrativos y 5 obreros. Funciona con un horario comprendido desde las 8 am hasta las 4 pm. Es decir, turno mañana y tarde, con los niveles y modalidades de educación inicial y básica hasta el sexto grado.

Se realizaron varias reuniones con la directora, con profesores del plantel y miembros de la comunidad para diseñar las actividades. Se planteó la idea de incorporar a los pasantes en los ejes transversales para cubrir las necesidades y debilidades planteadas, además de asistir en el aula; por lo tanto, se incorporaron a los P.E.I.C. (Proyecto Escolar Integral Comunitario) y a los P.P.P. (Proyecto Pedagógico de Plantel) de la escuela. Los pasantes, al inicio, recibieron talleres sobre el funcionamiento, organización de la escuela y el plan de acción de la misma, la cual tiene como meta convertirse en un espacio para la convivencia a través de la trilogía escuela-comunidad-familia con acciones conjunta. Aparte de eso, recibieron información sobre la comunidad, cómo funciona y cómo está estructurada, para así poder visualizar el trinomio escuela-comunidad-familia.

Considerando los estudios realizados por Alonso (1991), Ames (1984) y (Coll, 1988), quienes han demostrado que los trabajos colectivos dan resultados superiores a los trabajos individualistas, los pasantes se organizaron en grupos, asumiendo responsabilidades de planificación, ejecución y evaluación del proceso educativo a través de los siguientes proyectos:

a. Elaboración del periódico de la escuela. Se creó un periódico mural escolar comunitario, que permitió difundir el acontecer diario de la comunidad y la escuela. El periódico se convirtió en un medio para hacer conocer los proyectos y actividades que se llevaban a cabo en la escuela, como también en la comunidad. Además, los alumnos publicaron cuentos y poesías de su propia creatividad. Los pasantes se integraron a la Comisión Cultura del plantel y orientaron a los alumnos en el aprendizaje de la escritura.

b. Lectura y vivero literario “Mi granjita”. Dicho proyecto se basó en la necesidad de solventar las dificultades en la lectura y escritura de un número importante de alumnos. Por otra parte era un medio para incentivar la lectura no solamente entre los estudiantes sino también entre los representantes, creando un vivero literario accesible a la comunidad.

c. Patrimonio cultural: danza, folklore y teatro, para promover las danzas folklóricas y la música autóctona, como también hacer conocer las actividades artísticas y artesanales, que existen en la zona. Todo ello surgió en defensa del patrimonio local como símbolo de la propia identidad cultural, proyección de la concienciación que la población está adquiriendo en la defensa del patrimonio. Cabe resaltar el papel que el Consejo de Europa (1998) ha tenido relación con la pedagogía del patrimonio en los sectores escolares, como recoge la Conferencia de Helsinki de 1996, donde se indica que “la enseñanza del patrimonio ha de resaltar aquellos valores históricos, artísticos y éticos que se encuentran representados en el patrimonio cultural”. Por ello la necesidad de utilizar el patrimonio local como referente vivo y más cercano al alumnado, que despierte la síntesis de valores que se identifica en un bien histórico.

Los estudiantes entraron en contacto directo con la comunidad y tuvieron la oportunidad de conocer el medio donde se desarrollan los alumnos, además organizaron con los artesanos de la zona talleres para los alumnos. Se montaron obras de teatro y títeres, incorporando dichas actividades al proyecto de salud y de creación de valores.

d. Con base en las necesidades de salud diagnosticadas en la escuela y la comunidad, se planteó conformar un grupo para desarrollar un programa de educación para la salud con el enfoque de la metodología participativa a desarrollarse en la comunidad. Se apoyó el proyecto escuela-familia-salud, preparando charlas sobre la droga, embarazos en adolescentes, alcoholismo y salud dental.

Los pasantes intervinieron en todas las actividades curriculares de la comunidad educativa, basadas en reuniones-talleres periódicas de análisis de casos y de la cotidianidad del trabajo en aula y fuera de ella. Cada pasante se hizo cargo de un grupo de alumnos y alumnas, asumiendo responsabilidades de planificación, ejecución y evaluación del proceso. Llevaron a cabo un seguimiento a cada alumno, que estaba a su cargo, lo cual lo plasmaban en el diario para discutirlo y analizarlo en las reuniones semanales con la tutora y la profesora del plantel, que había sido asignada como guía. De esa forma se podía analizar si las estrategias empleadas habían sido las adecuadas y hacer las sugerencias pertinentes.

Elaboración de diarios

En lugar de redactar un informe final, que presenta y analiza el trabajo, adjuntando material comprobatorio, los pasantes elaboraron un diario, donde describieron reflexiones concretas sobre las experiencias profesionales vividas, los alcances logrados como también las dificultades con las que se enfrentaron en la cotidianidad de la realidad escolar. Al redactar un diario el estudiante registró lo que pensaba, cómo se sentía y cómo percibía las diferentes situaciones durante el desenvolvimiento de sus actividades en la escuela. Cada pasante elaboró su diario con plena libertad en la construcción del mismo, añadiéndole materiales que habían sido producidos in itinere. Los diarios se leían semanalmente dentro de la “Comunidad de aprendizaje”, conformada por el tutor, los pasantes y la profesora guía. Durante esta actividad se entablaba un diálogo a partir de la lectura de los diarios, de esa forma se tejía una red de trabajo de colaboración, acompañado de mucho afecto y solidaridad. Así cada pasante desarrollaba capacidad para argumentar e innovar su práctica, presentarla y discutirla junto a la comunidad profesional, Por otra parte, este marco didáctico permitió al pasante desarrollar la capacidad de trabajo cooperativo con sus compañeros, que se apoyaban y se aceptaban como interlocutores críticos. Esta vivencia en una Comunidad de aprendizaje, según Orellana (2002), genera saber-ser, saber-hacer y sabervivir- juntos, en forma solidaria y responsable.

La evaluación de las pasantías

La evaluación fue un proceso continuo llevado a cabo por la tutora, la profesora guía del plantel y los demás profesores de la escuela, que observaron y trabajaron con los pasantes durante el semestre. Los profesores y la profesora guía realizaron una evaluación cualitativa de cada pasante, considerando los aspectos formales, referidos al cumplimiento de condiciones básicas para el desarrollo de la práctica. También se tomó en cuenta el desenvolvimiento del pasante, su entusiasmo, su disciplina, responsabilidad, creatividad, su facilidad de comunicación, su sensibilidad y solidaridad con los alumnos, familiares y compañeros. Además de su colaboración y disponibilidad con la escuela en las diferentes actividades que se llevaron a cabo con la comunidad. Esta evaluación fue ponderada en un 50%.

La profesora tutora tomó en cuenta la autoevaluación y la coevaluación en los siguientes aspectos:

Elaboración de los proyectos; observación de las actividades llevadas a cabo fuera del aula; apreciación de los pasantes en las reuniones cuando se leían y discutían los diarios; disciplina; estrategias empleadas para lograr los objetivos. Elaboración de los diarios. La evaluación de la tutora fue ponderada en un 50%. Al final la evaluación cualitativa hubo que llevarla a una escala cuantitativa, como lo exige el reglamento de la Universidad, expresado en una nota con escala de 1-20.

Factibilidad de la aplicación de la propuesta

Esta propuesta es una experiencia experimental innovadora que se llevó a cabo a lo largo del semestre A-2007, programado para el siguiente lapso: inicio 20- 03-2007 hasta 30-07-2007. Debido a problemas que se presentaron, en realidad la Práctica Docente II se inició más tarde, y las actividades se llevaron a cabo durante 12 semanas, en lugar de las 16 semanas estipuladas para la realización de un semestre normal.

Por lo tanto, se programaron las actividades correspondientes de acuerdo al siguiente cronograma:

1. En las instalaciones de la Escuela de Educación de la ULA, se llevó a cabo una reunión de los pasantes con el tutor, quien les planteó la forma como se llevaría a cabo dicha pasantía, haciéndoles conocer la propuesta experimental, que podría resultar enriquecedora tanto para ellos como pasantes, como también para el plantel donde se realizarían las pasantías. Además, se les comunicó que todos ellos estarían ubicados en la misma escuela.

2. En la escuela se realizó una reunión de los pasantes y tutora con la directora del plantel y profesores de los grados con los cuales se iba a trabajar. Allí se decidió que los estudiantes, además del trabajo en aula, principalmente se incorporarían a los P.E.I.C. (Proyecto Escolar Integral Comunitario), y a los P.P.P. (Proyecto Pedagógico de Plantel). Se nombró como coordinadora y guía de los pasantes a una profesora del plantel.

3. En el plantel se efectuó una reunión de los pasantes y tutora con la directora y con representantes de la comunidad y del consejo comunal, al cual la escuela está anexa; debido a que varios proyectos de la escuela estaban directamente conectados con propuestas del Consejo Comunal.

4 Dictado de talleres en la escuela para los pasantes con el objetivo de informar sobre el funcionamiento, organización de la escuela y el plan de acción de la misma. Como también darles información sobre la comunidad, cómo funciona y cómo está estructurada.

5 Organización de los estudiantes en diferentes grupos para que se adhirieran a cada proyecto. Los pasantes distribuyeron su carga horaria, consultando a la coordinadora. Cada grupo asistía dos días en la mañana (9 am a 1 pm), y se distribuían 4 horas en dos tardes, alternando los días; de tal forma que durante toda la semana siempre había presencia de ellos en la escuela. Desde el lunes hasta el viernes en la tarde.

6. Elaboración de los proyectos o proponer innovaciones en los mismos, con la participación de algunos profesores de la escuela.

7. Ejecución de los proyectos. Actividad en aula, cuando era requerida por los profesores del plantel.

8. Cada semana reunión de la tutora con los pasantes en la escuela para hacer seguimiento de la práctica a través de los diarios llevados por los pasantes. Los estudiantes cubrían un horario de doce horas semanales, aunque a veces, al presentarse actividades especiales, que se realizaban algunos sábados y domingos, también participaban voluntariamente, de esa forma a veces cubrían más de doce horas a la semana.

Es menester resaltar, que desde el semestre B-2008 en la Escuela de Educación se está buscando la homologación de las Prácticas Docentes de Básica Integral con las correspondientes a las otras menciones, para ello está en consideración reducir las cinco prácticas de la siguiente manera:

(a) Práctica I con 6 horas semanales

(b) Práctica II y III con 12 horas semanales

(c) Práctica III y IV con 18 horas semanales.

La propuesta, que se presenta en este trabajo, podría corresponder al modo (b).

Conclusiones

Los resultados de la aplicación de este proceso de Práctica Docente II trabajado e investigado durante un semestre, permite verlo como una posible alternativa interesante para la formación crítica-reflexiva del futuro docente. Por supuesto, es necesario seguir trabajando en esa línea y profundizar el marco teórico que lo sustenta. A lo largo de la práctica, se pudo constatar que los pasantes se vieron motivados al ser involucrados no solamente con la escuela sino con la comunidad. En varias oportunidades fueron convocados para analizar los problemas de la comunidad, que se reflejaban en la escuela, y en ese momento tomaron conciencia del rol que el docente asume, rol de líder orientador, enseñando, y a su vez, aprendiendo de los alumnos y de la comunidad. De esta forma, en su condición de conductores en el proceso docente no se ven limitados a permanecer en el aula ni en el recinto escolar, sino que trascienden el mismo para convertirse en líderes de la comunidad.

La base de esta propuesta es la visión del hombre, considerando sus potencialidades físicas y espirituales de forma integral. Según Martí (1975), la educación tiene que ser natural, científica, integral, desarrolladora y con un elevado sentido práctico. El hombre tiene que asumir una posición activa y protagónica en el proceso de su aprendizaje. La educación tiene que preparar al hombre para la vida. La formación martiana del hombre tiene que ser integral: unidad dinámica que existe entre los conocimientos útiles, el desarrollo del pensamiento creador, la responsabilidad de actuar para transformar el medio natural y social que le rodea y la formación de valores morales positivos de todo hombre virtuoso. Para lograr tales objetivos es necesaria la conjunción entre el conocer, el pensar, el actuar y el formar valores.

Por otra parte, en esta propuesta de práctica docente se considera la necesidad de que exista interacción social, que supone negociación de relaciones, niveles de autonomía de los actores: profesor, alumno, comunidad y familia (Davini, 1995).

Notas

* Profesora asistente de la Facultad de Humanidades y Educación. Obtuvo una maestría y doctorado en la Universidad de Oxford, Inglaterra; se desempeñó como docente en el Departamento de Lenguas Instrumentales y realizó actividades de docencia a nivel de prepago en el área de italiano de la Escuela de Idiomas Modernos. En la actualidad realiza actividades de docencia en la Escuela de Educación, Mención Ciencias Físico-Naturales.

Bibliografía

1. Alonso Tapia, J. (1991). Motivación y aprendizaje en el aula. Madrid: Santillana. Aula XXI.        [ Links ]

2. Ames, C. (1984). Competitive, cooperative and individualistic goal structures: A cognitivemotivational analysis. Research on motivation in education. Vol 1. Nueva York, EE. UU.: Academic Press.        [ Links ]

3. Ballarino, G y Checchi, D. (2006). Sistema scolastico e disuguaglianze sociali: Scelte individuale e vincoli strutturali. Bologna, Ed. Il Mulino.        [ Links ]

4. Coll, C. (1988). Significado y sentido en el aprendizaje escolar. Reflexiones en torno al concepto de aprendizaje significativo. Infancia y Aprendizaje, 41, 131-142.        [ Links ]

5. CONSEJO DE EUROPA (1998). Recomendación del Comité de Ministros a los Estados miembros referente a la pedagogía del patrimonio. Nº R (98)5. http://cm.coe.int/ta/rec/1998/98r5.htm.         [ Links ]

6. Davini, M. C. (1995). La formación docente en cuestión: política y pedagogía. Buenos Aires: Paidós.        [ Links ]

7. Martí, J. (1975). Obras Completas. Tomo 5. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales. (pp. 375-376).        [ Links ]

8. Orellana, I. (2002). La estrategia pedagógica de la comunidad de aprendizaje, definiendo sus fundamentos, sus prácticas y su pertinencia en educación ambiental. En L. Sauvé.        [ Links ]

9. I. Orellana y M. Sato. Textos escogidos en educación ambiental. De una América a otra. Les Publications ERE-UQAM. ISBN 2-89276-213-8. Université du Québec, Montreal.        [ Links ]

10. Parsons, T. (1990). El aula como microsistema social. Sus funciones en la sociedad americana. Educación y Sociedad, nº 6, pp. 173-195.        [ Links ]

11. Pérez E., A. (2005). Educar para humanizar. Caracas, Venezuela: Editora Estudios, C.A.        [ Links ]

12. Sarmiento, D. (1948). Educación popular. Buenos Aires: Lautaro.        [ Links ]